Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet está minando la capacidad de concentración de los jóvenes, según un estudio

Los adolescentes están perdiendo la capacidad de leer y escribir textos largos, según un informe del University College de Londres

Internet está minando la capacidad de concentrción de los jóvenes, según un estudio dirigido por el profesor David Nicholas, jefe del departamento de Estudios sobre la Información del University College de Londres. Según sus conclusiones, los adolescentes están perdiendo la capacidad de leer y escribir textos largos porque la Red podría estar condicionando la forma de buscar información. de manera que funcionarían de modo distinto a las de generaciones anteriores.

Los investigadores han estudiado el modo en que un centenar de individuos de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años respondían a preguntas que exigían cierta investigación. La mayoría de los adolescentes contestaron tras consultar la mitad de las páginas de Internet que los adultos y dedicar una sexta parte del tiempo que éstos, y además sus respuestas resultaron más incompletas. El material del estudio se ha divulgado en una serie de documentales del canal británico BBC2, cuya última entrega se emitirá el 20 de febrero, según informa el diario británico Telegraph.

"Hay pruebas empíricas de que la sobrecarga de información y el pensamento asociativo está remoldeando el funcionamiento del cerebro de los jóvenes", afirma el psicólogo social Aleks Krotoski, que presenta la serie de documentales.

Según el profesor Nicholas, un 40% de los que participaron en el estudio no consultaron más de tres páginas de los miles disponibles en la Red sobre un tema determinado. Por el contrario, las personas que se educaron antes de la llegada de Internet volvían a las fuentes y profundizaban en ellas en lugar de saltar de una página a otra.

Nicholas es el primer académico que ha estudiado de manera sistemática el comportamiento de los navegantes de la Red mediante el análisis de millones de registros de datos anónimos. Sus conclusiones iniciales sugieren que la Red, con sus trama de información con múltiples hiperenlaces, está modificando las mentes de los más jóvenes.

Entre sus hallazgos localizó, por ejemplo, que cuatro de cada 10 personas nunca revisitaban la misma página web y que sólo miraban un máximo de tres páginas de entre las miles disponibles online. En contraste, las gente que creció antes de la era de Internet volvían repetidamente a la misma fuente en vez de revolotear entre páginas web. "La gran novedad es que la gente parece pasar de largo sobre el paisaje virtual", señala Nicholas. "Saltan de una web a otra, miran una o dos páginas, y se van a otra web, miran una o dos páginas, y luego siguen. Nadie parecía quedarse en ninguna parte durante mucho tiempo".