Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El manuscrito original de la teoría de la relatividad se muestra por primera vez en público

Una exposición en Jerusalén exhibe las 46 páginas en las que Albert Einstein sentó las bases para la comprensión actual del universo

El manuscrito original en el que Einstein enunció con su letra apiñada y pequeña la teoría de la relatividad general en 1915 se muestra al público hoy por vez primera en una exposición en Jerusalén. En un cuarto pequeño y oscuro, acondicionado con estrictas medidas para la conservación del histórico documento, manos expertas colocaban esta mañana cuidadosamente las 46 páginas en alemán que formulan la obra magna de Albert Einstein, "el manuscrito más importante de los archivos del científico", en palabras del profesor Hanoch Gutfreund, comisario de la exposición.

Las hojas amarillentas y plagadas de fórmulas y tachones son "un descubrimiento inmenso que representa una de las más mayores revoluciones en la ciencia moderna y modificó por completo la comprensión newtoniana del universo", añade Gutfreund, presidente del Comité Académico de los Archivos de Albert Einstein que custodia la Universidad Hebrea de Jerusalén. "A día de hoy, todo lo que predice y explica este documento es válido y actual", dice este profesor de Física Teórica sobre las páginas que enuncian los principios fundamentales de la equivalencia, la covarianza generalizada y la curvatura del espacio-tiempo. Conceptos que el gran público no entiende pero que "sentaron las bases para la cosmología y las ciencias que estudian el desarrollo del universo".

El texto, en el que el físico alemán describió el Big Bang y predijo el descubrimiento de los agujeros negros, cambió por completo la forma de entender el espacio, el tiempo y la gravedad y está en la base de toda la investigación moderna y de la comprensión actual del universo.

La exposición, inaugurada esta tarde en la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel, forma parte de los eventos para celebrar el cincuenta aniversario de ese centro. Menahem E. Yaari, presidente de la Academia, se muestra orgulloso de que la institución acoja esta exposición y recuerda que Einstein no fue sólo el fundador de la física moderna, sino también "el líder de un grupo de científicos de países de habla alemana que tuvieron que huir del nazismo".

Los manuscritos estarán expuestos hasta el próximo día 27 de marzo, pero la sala que los guarda sólo se abrirá al público durante tres horas cada día. La conservadora de origen español Timna Elper explica que se han exigido unas condiciones "muy estrictas" para garantizar que los manuscritos no sufran daño alguno. "La habitación se mantiene con una temperatura estable de 18 grados, una humedad de 50 y también limitamos la luz de la sala: no hay luz ultravioleta y mantenemos constantes 50 lux", explica la conservadora y restauradora de papel, quien no duda al señalar que el trabajo realizado con este manuscrito ha sido "muy emocionante".