Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

629 mujeres han muerto a manos de sus parejas en la última década

La mayoría de las víctimas entre 2000 y 2009 tenía entre 25 y 34 años.- Los agresores suelen matar de cerca y utilizar métodos muy crueles

Coincidiendo con el día de la mujer, el Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia ha hecho público un informe en el que señala que entre 2000 y 2009 han sido asesinadas por sus parejas 629 mujeres, lo que supone una media de 63 al año. El estudio ha contabilizado tanto las mujeres que han fallecido a manos de sus compañeros sentimentales en el momento de la agresión, como las que perdieron la vida posteriormente como consecuencia de las heridas provocadas por las palizas o ataques. En la última década, una media de tres mujeres por millón de habitantes han perdido la vida en estas circunstancias.

Según los datos recopilados por el Centro Reina Sofía de fuentes de la Fuerzas de Seguridad del Estado y de los juzgados especializados en violencia de género, "en términos absolutos, los feminicidios han aumentado un 17,65%" en la última década. Por comunidades autónomas, Andalucía (122), Cataluña (94) y la Comunidad Valenciana (91) son las que más casos han registrado.

Andalucía registra una media anual de 12,20 casos; seguida de Cataluña, 9,40, Comunidad Valenciana, 9,10 y Comunidad de Madrid, con siete. Si se pone la lupa en la estadística y se echa un vistazo a los resultados por provincias, es Madrid la que registra un mayor número de mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas, siete de media anual. A continuación se sitúan Barcelona, con seis; y con cuatro, Valencia y Alicante.

Sobre todo, arma blanca

El informe también analiza la edad de los agresores de mujeres entre 2000 y 2009. Tanto en términos absolutos, como si se pone en relación el número de casos con el número de hombres por tramos de edad, la mayoría de los homicidas o asesinos de mujeres está entre los 35 y los 44 años. El 71,91% son españoles, y al menos dos de cada 10 tenían antecedentes policiales. El 69,60% fue arrestado y el 18,8% se suicidó. El 3% logró huir.

El perfil de las víctimas responde a una mujer de entre 25 y 34 años, de nacionalidad española (71,04%). De las mujeres fallecidas, el 33,23% había sufrido previamente malos tratos y el 22,73% había denunciado a su agresor. Al menos uno de cada 10 maltratadores tenía una orden de alejamiento. En el 45,86% de los casos el agresor y la víctimas eran cónyuges; mientras que en el 26,17% el crimen se produjo tras acabar la relación.

Según el informe, los agresores suelen matar de cerca y utilizan métodos muy crueles. Casi la mitad utilizó arma blanca, el 11% estranguló a su víctima, y el 9,97% utilizó un objeto contundente. El resto, con un porcentaje inferior al 6%, optó la paliza mortal, la asfixia, prenderle fuego, arrojarla por el balcón o el atropello.