Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso de los sordomudos de Verona llega por fin al Vaticano

Las víctimas dicen que el obispo se ha negado a escucharles

La Congregación para la doctrina de la Fe analiza ya el caso de abusos sexuales en los Institutos Provolo de Verona, donde durante 30 años, hasta 1984, varios religiosos abusaron de decenas de niños sordomudos. El escándalo más grave surgido en Italia fue desvelado hace un año por la revista L'Espresso, que documentó decenas de sevicias, algunas de ellas cometidas bajo el altar y en el confesionario.

Las víctimas tienen ahora entre 50 y 70 años, y la denuncia fue firmada por 67 ex alumnos, aunque se cree que las víctimas son muchas más. Los abusados señalaron a 25 curas y religiosos pedófilos: de ellos 13 viven todavía y siete siguen en el Instituto.

La diócesis de Verona intentó inicialmente negar y esconder la historia, acusando a los abusados de querer chantajear a la Iglesia, pero finalmente la admitió y realizó una investigación. Ahora, la Congregación para la Doctrina de la Fe tiene ya en su poder el sumario instruido en la diócesis local, según las normas del derecho canónico. La asociación de las víctimas ha criticado la actuación del obispo y ha afirmado que las víctimas no han sido escuchadas.

El portavoz de la Curia veronesa, Bruno Fasani, ha afirmado que la decisión responde a las recientes disposiciones de Benedicto XVI contra los curas pedófilos, para tratar de acelerar los procesos. Según L'Espresso, ningún acusado ha sido alejado del centro escolar, que frecuentan centenares de niños y jóvenes. El único expediente de expulsión se abrió contra un cura que confesó a la revista los abusos que había cometido.