Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Pasión por dentro

La Semana Santa bilbaína nació en 1554 con la cofradía de la Vera Cruz - En la actualidad hay nueve hermandades en la capital vizcaína

La Semana Santa de Bilbao, hasta hace 68 años, giraba exclusivamente en torno a la cofradía de la Vera Cruz. Cuando se fundó la hermandad, en 1554, la única que ha tenido la ciudad hasta los años 40 del siglo XX, nació la tradición. Tras la Guerra Civil vinieron el resto: la de la Pasión (1941), la de Nuestra Señora de la Merced (1943) o la de los Cruzados, la última en crearse en 1982, llegando así a las nueve actuales.

El hermano mayor de la Pasión, Jesús Espinosa de los Monteros, aclara que la tradición bilbaína nada tiene que envidiar a la de otros lugares como Sevilla o Zamora. Dos de los referentes, aunque opuestos, de la Semana Santa española: "No hay mejores ni peores, son diferentes y eso es lo bonito. La del Sur es alegre y llamativa, explosiva". La de aquí, "austera y sobria", explica.

Hasta la Guerra Civil la ciudad sólo contaba con una cofradía

Los miembros de la Pasión aportan los 4.000 euros de presupuesto

La cofradía de la Pasión es la encargada de abrir nueve días de procesiones con la salida el viernes pasado de la Virgen de los Dolores de la parroquia de San Vicente. Tienen otras tres imágenes, dos pasos misterio entre los que se incluye el Borriquito del Domingo de Ramos, y el Cristo de la Pasión, la única talla que sale a hombros.

"Aquí las imágenes pesan entre 600 y 700 kilos y eso no lo mueve cualquiera, por su tonelaje tienen que ir con ruedas", resalta el responsable. "Somos pequeñas empresas dentro de la iglesia, con unos estatutos con los que te gobiernas" y con sus respectivos cargos —presidente, tesorero, secretario y vocales—. Lleva metido en esto desde los seis años, empujado por el director de su colegio, el de la Iglesia de San Vicente. En 1994, fue elegido por asamblea como el máximo representante de su hermandad. Espinosa de los Monteros asegura que no es extremadamente religioso —"No soy un meapilas"—. Simplemente está "comprometido con algo que ha vivido desde pequeño". Cuando recorre las calles detrás de una de las imágenes de la hermandad siente responsabilidad, recogimiento y respeto, "desde luego no voy pensando en el Athletic, pero tampoco rezando un rosario".

Mucho ha cambiado desde que se fundase su hermandad en 1941, la segunda en antigüedad. "Antes el párroco era el dueño y señor de la cofradía. Por ejemplo, antes podía decir que se suspende la procesión del Domingo de Ramos por la lluvia, aunque faltasen todavía cuatro días", resume.

También han quedado atrás los años de cuentas y aportaciones boyantes. La Pasión fue fundada por "familias de mucho poder y dinero" con Ignacio Ustara Jáuregui, teniente de alcalde de Bilbao, a la cabeza. Los protectores de la hermandad compraron la primera imagen en 1944, un paso misterio que representa a Cristo ante Pilatos antes de ser juzgado, por 180.000 pesetas de las de la época, "una barbaridad", resalta Espinosa de los Monteros. Ahora, de media, reúnen al año 4.000 euros a través de las aportaciones de sus miembros.