Dos musulmanes detenidos tras intentar orar en la Mezquita de Córdoba

El suceso reactiva el debate de abrir el templo cristiano al culto musulmán

Dos musulmanes de nacionalidad austriaca fueron detenidos la tarde del miércoles en la Mezquita de Córdoba acusados de resistencia a la autoridad y lesiones, tras enfrentarse con agentes de la Policía Nacional. Los arrestados formaban parte de una excursión organizada por un grupo de jóvenes musulmanes europeos que viajan por España, según informó a la Cadena SER el subdelegado del Gobierno en la provincia, Jesús María Ruiz.

En un momento dado, seis de los miembros del centenar de jóvenes que visitaba la Mezquita se dispusieron a orar en el templo, algo que está absolutamente prohibido por la Iglesia. Al ser reprendidos por los guardias de seguridad, dos de los musulmanes se enfrentaron a los guardias, quienes alertaron a la policía.

Fuentes de la Policía Nacional señalan que cuando llegaron los agentes, fueron recibidos con amenazas por parte de los dos turistas y hubo un forcejeo para reducirlos. De la refriega dos policías resultaron heridos leves. Finalmente, los dos jóvenes fueron detenidos. A uno de ellos se le intervino un arma blanca, aunque fuentes de la policía señalan que en ningún momento hizo ademán de utilizarla. Además, también se les requisó lo que en principio se creía era un walkie talkie, pero que al final resultó ser uno de los audífonos que llevan los grupos de turistas para escuchar las explicaciones del guía.

En todo caso, este aparato no aparece en el atestado de la policía. A última hora de la mañana de este jueves, los detenidos pasaron a disposición judicial y por la tarde seguían declarando, a causa de un retraso para buscar a un intérprete.

El suceso provocó que la Diócesis de Córdoba enviara un comunicado en el que asegura que el conjunto del grupo de turistas austriacos (118 según la Diócesis) había "provocado de manera organizada un reprobable episodio de violencia" al ser "advertidos de que no podían celebrar ningún acto de culto musulmán" en la Mezquita de Córdoba. La Junta Islámica, por su parte, que defiende el culto compartido de los católicos con los musulmanes en el templo, también emitió un escrito en el que lamentaba los hechos.

"Las reiteradas peticiones que nuestra organización ha hecho de una forma pacífica y desde el más estricto respeto a la legalidad, en el sentido de que se permitiera el uso compartido ecuménico del templo, de haberse atendido, hubieran evitado incidentes como el que se produjo ayer", señala la Junta Islámica en su comunicado.

"Fue un acto espontáneo, respetamos la religión católica"

Los turistas musulmanes austríacos que ayer protagonizaron unos incidentes en la Mezquita de Córdoba han lamentado hoy lo ocurrido y han asegurado que en ningún caso querían ni provocar ni ofender a la religión católica, al tiempo que niegan que hubiera habido agresión a los agentes.

Según ha declarado un portavoz de los turistas, que no ha querido dar a conocer su identidad y que es uno de los seis imputados por el juez en estos hechos (por los que también permanecen detenidas otras dos personas), en ningún momento fue su intención "herir los sentimientos religiosos" de sus "hermanos cristianos".

El portavoz ha explicado que cuando entraron en el templo "el ambiente espiritual que allí se respiraba" llevó a orar de manera espontánea a la mitad de los 118 miembros del grupo. "Fue un acto espontáneo. Tenemos mucho respeto por la religión católica y tenemos muy buenas relaciones con la juventud católica en Austria", ha añadido.

El portavoz ha dicho que nunca pensaron que su acto tendría tantas consecuencias, por lo que ha añadido que el grupo de turistas siente mucho que se haya entendido su acción como una provocación. Además, ha negado rotundamente que alguien del grupo atentara o provocara a policías y agentes de seguridad, y ha agregado que en ningún momento algún miembro del grupo utilizara un cuchillo de grandes dimensiones.

Más información