Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba el plan de recorte del gasto sanitario

Los grupos parlamentarios apoyan las medidas consensuadas entre Gobierno y comunidades para ahorrar 1.500 millones en la factura farmacéutica, aunque con reservas

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado hoy por unanimidad el decreto aprobado por el Gobierno el pasado 26 de marzo para ahorrar 1.500 millones de euros anuales al Sistema Nacional de Salud (SNS) en la factura farmacéutica. Todos los grupos parlamentarios han dado su visto bueno al plan , aunque con reservas, por considerar que es "necesario, pero insuficiente". A su juicio, no basta sólo con una rebaja de los precios de los medicamentos, sino que hay que incentivar el uso de los genéricos y "racionalizar" el consumo de fármacos por parte de los ciudadanos para reducir aún más el gasto.

El PP ha propuesto que, en lugar de aprobarse el plan como real decreto de urgencia, se tramitara como proyecto de ley para poder introducir más medidas, propuesta que no ha sido secundada por ningún otro grupo. En su intervención, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha dicho que esta norma incluye medidas "urgentes y necesarias" para la "contención y austeridad" del gasto del SNS ante la actual crisis económica, sin que ello afecte a sus prestaciones o a la ciudadanía.

El acuerdo, consensuado por Jiménez y los responsables autonómicos de Salud el pasado 18 de marzo, intentará reducir la factura de salud conteniendo fundamentalmente el gasto farmacéutico. Un plan que cada año puede alcanzar un ahorro de unos 1.500 millones de euros. Se modifica el procedimiento de fijación de los precios de referencia de los medicamentos. Así, a partir de ahora el cálculo se guiará por el del precio más bajo y no por la media de los tres más baratos. Medida que tendrá un ahorro de 916 millones. Ministerio de Sanidad y comunidades decidieron, además, dar un nuevo impulso al consumo de medicamentos genéricos. Por eso acordaron rebajar su precio el 25%. Así, según Trinidad Jiménez, se logrará aumentar su uso -España está por debajo de la media europea en el consumo de estos fármacos- y conseguir un ahorro de unos 317 millones.

El acuerdo implica también que se fijará un precio máximo para los medicamentos contra síntomas menores. Esto, que afectará a fármacos como los antiácidos o los antitérmicos, permitirá un ahorro de 352 millones. La medida, según aclaró Jiménez, no significa que los medicamentos que superen ese precio vayan a salir del listado de fármacos financiados. Sanidad arbitrará medidas para que éstos se queden dentro del sistema.

El recorte de 1.500 millones en la factura en medicamentos no gusta al sector farmacéutico, que ha echado cuentas y asegura que cada una de las 21.202 boticas que hay en España dejará de ganar 1.474,5 euros al mes. Fernando Redondo, presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), ha afirmado que esa disminución de ingresos es el equivalente a que cada farmacia dejará de contratar a 0,8 trabajadores. O, lo que es lo mismo, como si el sector perdiera unos 15.000 trabajadores.

La patronal, Farmaindustria, ha calificado de "muy duras y contundentes" las medidas y ha advertido de que tendrán un "gran impacto" en el sector, "ya debilitado por la situación económica actual".

El presidente de los fabricantes de genéricos, Raúl Díaz-Varela, critica, en una entrevista hoy en EL PAÍS, la rebaja del 25% de los precios de los genéricos y lo considera un varapalo para este sector, que tiene en España el 10% del mercado de medicamentos, frente al 40% de países de la UE o el 75% en Estados Unidos.