Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU advierte de que la pérdida de biodiversidad amenaza la existencia humana

La desaparición de ecosistemas pone en peligro recursos básicos como la comida y el agua en un planeta que en 2050 verá incrementada su población en tres mil millones de personas

Más de 190 países se propusieron en 2002 frenar significativamente la pérdida de biodiversidad en el planeta para 2010. Este compromiso, al que se llegó en una cumbre de la ONU en Sudáfrica, no se ha cumplido, según constata Naciones Unidas en la tercera edición de su estudio Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad presentado hoy en Nairobi (Kenia). El informe advierte del impacto de esta inacción en el sostenimiento de la vida del hombre en la Tierra, en la obtención de recursos básicos como el agua o la comida. "Hemos fabricado la ilusión de que, de alguna manera, podemos mantenernos sin la biodiversidad o de que ésta es secundaria en el mundo moderno. Sin embargo, la realidad es que la necesitamos más que nunca en un planeta de seis mil millones de personas que serán nueve mil millones en 2050", ha asegurado Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de la ONU para el Medio Ambiente.

Los hábitats naturales en la mayor parte del mundo se están reduciendo y casi una cuarta parte de las especies vegetales puede extinguirse. El número de especies vertebradas (grupo que incluye a mamíferos, reptiles, pájaros, anfibios y peces) cayó casi un tercio entre 1970 y 2006, y también se reducen las cosechas y la variedad de ganado en las granjas. Asimismo, cada vez son menos las selvas tropicales, los manglares, las reservas de agua dulce, los hábitats de agua helada, las marismas o los arrecifes de coral.

"La biodiversidad permite el funcionamiento de los ecosistemas de los cuales nosotros dependemos para obtener comida y agua dulce... Las actuales políticas nos acercan cada vez más a un número de potenciales puntos de inflexión, de no retorno, que reducirían dramáticamente la capacidad de los ecosistemas para suministrarnos esos recursos básicos", ha dicho el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El documento -elaborado a partir de los informes nacionales de 110 países- apunta que "hay múltiples indicadores de esta continua pérdida de biodiversidad en sus tres aspectos principales: genes, especies y ecosistemas". "Las consecuencias de este fracaso colectivo, si no son rápidamente corregidas, nos afectarán gravemente a todos", ha añadido Ban Ki-moon.

El estudio culpa de esta pérdida de biodiversidad al cambio climático, la contaminación, los cambios de hábitat de las especies animales y las invasivas especies ajenas a ellos, y a la sobreexplotación de los recursos, y advierte de que estos factores combinados están poniendo en riesgo la comida, las medicinas, el agua y las cosechas.

"No es una buena noticia", ha lamentado Ahmed Djoglaf, secretario ejecutivo de la Convención de la ONU de Diversidad Biológica. "Continuamos perdiendo biodiversidad a un ritmo nunca visto antes; los niveles de extinción de especies pueden llegar a ser mil veces superiores a los registrados en otros periodos históricos".

El informe llama a la acción inmediata, y afirma que 170 países cuentan en la actualidad con planes nacionales para frenar esta pérdida de biodiversidad. Y subraya que, gracias a algunos esfuerzos por preservar los ecosistemas, se evitó la extinción de al menos 31 especies de pájaros en el siglo pasado. "Esto sugiere -resalta la ONU- que con los recursos adecuados y voluntad política, la desaparición de especies y ecosistemas podría ser combatida a escala más amplia".

En octubre próximo, una cumbre en Nagoya (Japón) debatirá los pasos a seguir en la próxima década. El estudio señala que la recuperación económica tras la crisis es una "oportunidad" para introducir regulaciones e incentivos que ayuden a detener la pérdida de la riqueza natural del planeta.