Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las preguntas que genera el vertido en el golfo de México

Mientras la mancha de crudo se extiende, en Washington comienzan los interrogatorios a los ejecutivos de las tres empresas involucradas: Transocean, BP y Halliburton.- EL PAÍS trata de responder algunas de ellas

Las dos comisiones en las que se investigará el incidente que ha provocado uno de los mayores vertidos registrados en costas estadounidenses arrancan hoy. El Senado, en Washington, interrogará a representantes de las tres empresas que trabajaban en la plataforma Deepwater Horizon: la propietaria, Transocean ; la arrendataria y responsable última de las perforaciones, BP , y la subcontrata que colocó cemento sobre el lecho marino antes de que se produjera la explosión, Halliburton. Por su parte, la Guardia Costera y el Departamento del Interior, dependientes del Gobierno Federal, han iniciado sus propias audiencias aquí en Nueva Orleans, en las que analizarán cómo se respondió a la explosión; cómo se evacuó la plataforma, en la que murieron 11 personas, y cómo se están protegiendo las costas del golfo de México.

De momento, las pesquisas sobre el vertido se han topado con tantas preguntas como respuestas. EL PAÍS intenta dilucidar algunas de ellas.

- ¿Dónde se encuentra el vertido?

El crudo emana del punto en que se encontraba la perforación petrolífera, a 64 kilómetros de Luisiana, y el grueso del vertido se encuentra en el área circundante. Sin embargo, la mayor parte de los 15 millones de litros de crudo que conforman la marea negra viaja bajo la superficie marina. BP ha dispersado sobre su superficie e inyectado en la zona de la fuga, en el lecho marino, unos 1,6 millones de litros de disolventes. Estos químicos, conocidos como Corexit, se unen al crudo y lo hunden en el lecho marino, dejándolo a merced de las corrientes. Por eso, una gran parte de la mancha no se percibe en fotografías aéreas o imágenes tomadas vía satélite.

- ¿Hacia adónde viaja?

La corriente del Golfo es célebre por su impredecibilidad. Desde que comenzó el vertido, la Guardia Costera ha temido que un golpe de corriente se lleve el crudo hacia el oeste, es decir, a las marismas y lagos que forman el delta del Misisipi, donde se encuentra el 40% de los pantanos de EE UU. Allí hay zonas protegidas e importantes bancos de peces y mariscos de los que vive una buena parte del sureste del Estado de Luisiana. En esa zona de la costa, la limpieza sería una tarea extremadamente laboriosa y larga. La corriente también podría llevarse el crudo hacia el oeste, hacia las playas occidentales de Florida. Retirar este tipo de crudo de playas arenosas sería más fácil, pero si la marea viaja al sur, hacia los cayos, podría provocar un desastre natural en las 1.700 islas que los conforman.

- ¿Ha tocado tierra?

Una mezcla de crudo y agua ha cubierto la parte norte de las islas Chandeleur, frente a Misisipi, y unas pelotas de un material similar al alquitrán han aparecido sobre la isla Dauphin, en Alabama, según información de la Guardia Costera. En el delta del Misisipi, los pescadores temen , sin embargo, que ráfagas de la mancha lleguen por debajo de la superficie marina, contaminando las reservas de peces, ostras y gambas de las que viven.

- ¿Qué dispositivo ha organizado BP para recoger el crudo?

El equipo de emergencia está conformado por unas 13.000 personas, entre contratados por el Gobierno y por BP y voluntarios. Más de 450 barcos trabajan cada día en recoger la mezcla de crudo y agua. De momento, han retirado unos 15 millones de litros, que depositan a bordo de un carguero llamado Enterprise para su evacuación. Cuando el clima lo permite, y no hay fuertes vientos en el Golfo, BP quema crudo de la mancha de forma controlada.

- ¿Cómo se intenta tapar la fuga?

BP no tenía un plan específico de respuesta a un vertido en la plataforma hundida, porque el Gobierno de EE UU no se lo exigió. Sobre una de las tres fisuras ha logrado colocar una válvula de sellado. El sábado pasado, 16 días después de que comenzara el vertido, trató de cubrir otra con una campana de acero y cemento de 12 metros de altura y 78 toneladas de peso, sin éxito. La cristalización de la boca superior de esa estructura se lo impidió. Ahora, construye una segunda campana, más pequeña, que tratará de colocar sobre la fuga en los próximos días. Además, sus técnicos están perforando un conducto paralelo a la tubería por la que emana el petróleo para interceptarla y sellarla con cemento. Esta última operación se demorará aún unos tres meses, según un portavoz de la petrolera.

- ¿Por qué se originó el vertido?

Una burbuja de gas metano obturó la tubería por la que la plataforma Deepwater Horizon, propiedad de Transocean pero alquilada por BP, extraía crudo de un yacimiento a siete kilómetros de profundidad y a 64 kilómetros de distancia de las costas de Luisiana. Hubo una explosión en la plataforma el pasado 20 de abril, provocando que ésta se hundiera dos días después. El accidente dejó tres fisuras en la tubería, desplomada sobre el lecho marino, a 1'5 kilómetros de profundidad. De ese yacimiento, conocido como Mississippi Canyon Area, emanan unos 5.000 barriles de crudo (454.000 litros) cada día, según BP.