Casi la mitad de los españoles padece alguna enfermedad digestiva

Los expertos recomiendan cuidar la alimentación y reducir el estrés para combatir estas patologías

EL PAÍS Madrid 28 MAY 2010 - 13:50 CET

Casi la mitad de la población española sufre algún tipo de patología relacionada con el aparato digestivo y se estima que el estrés y la mala alimentación son los principales desencadenantes, según recuerda la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva, que se celebra este sábado. "En los últimos años se ha descuidado la alimentación, y la ingesta de productos manufacturados hace que la dieta mediterránea no sea la más habitual. Así, están aumentando las patologías digestivas asociadas a la obesidad y a los malos comportamientos dietéticos", advierte el doctor Federico Argüelles, secretario de la FEAD. Los expertos inciden en la necesidad de educar a la población para que adopte hábitos saludables.

"El tubo digestivo se queja cuando lo que se ingiere no es bueno. Por eso, es imprescindible cuidar la alimentación", insiste el secretario de FEAD, que este sábado celebra en Madrid una jornada para la sensibilización ciudadana sobre esta cuestión. La jornada incluirá talleres informativos "saludigestivos" y de relajación, ya que el estrés es el otro factor clave en el desencadenamiento de las dolencias digestivas.

El Día Mundial de la Salud Digestiva está dedicado este año a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), que engloba la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Según datos de la FEAD, se calcula que en España hay unos 100 pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y en la actualidad se diagnostican tres veces más casos que hace 20 años. Además, se trata de una patología que afecta sobre todo a los jóvenes. "Se estima que en torno al 30% de los pacientes tiene la EII antes de los 25 años", afirma Juan Luis Mendoza, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, moderador de un coloquio sobre esta enfermedad que tendrá lugar durante la jornada sobre salud digestiva de la FEAD.

"Muchos afectados ocultan la EII, ya que está relacionada con diarreas, vómitos y otros síntomas desagradables que suele dar vergüenza reconocer. Por eso, el diagnóstico se puede retrasar", lamenta Ildefonso Pérez, presidente de la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU España), quien, como el resto de los expertos, recomienda acudir al especialista ante los primeros síntomas sospechosos. "Hay que ir al médico ante cualquier dolor abdominal fuerte o la presencia de sangrado en las heces, para poder instaurar el tratamiento de forma precoz y lograr una mejor calidad de vida del paciente", apunta por su parte el profesor Manuel Valenzuela, presidente de la FEAD.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana