Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia católica asegura que le ahorra un dineral al Estado

La Conferencia Episcopal calcula que, a precio de mercado, los servicios que presta a la sociedad costarían 1.860 millones de euros más de lo que suponen ahora

A menos de dos semanas de que acabe el plazo para la declaración de la renta 2009, la Iglesia católica echa el resto para convencer a los contribuyentes para que marquen la X en su casilla y que ese 0,7% de la cuota del IRPF vaya a las arcas eclesiásticas. La memoria económica presentada ayer por la Conferencia Episcopal, la de 2008, incluye un curioso cálculo. Cuánto costarían, a precio de mercado, los servicios que prestan a la sociedad. Pues 1.860 millones de euros más de lo que suponen ahora. Es decir, cada euro invertido en la Iglesia revierte a la sociedad multiplicado por 2,73, aseguró el responsable de asuntos económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal. "Y eso valorado a la baja", recalcó antes de precisar que un obispo cobra unos mil euros. Por ejemplo, la Iglesia católica considera que la enseñanza concertada en centros católicos supone al Estado un ahorro de 4.148 millones de euros. Explicó también que Cáritas atendió -dio de comer e incluso vistió- a 2,8 millones de personas en 2008 y que no es descabellado pensar que la crisis económica haya duplicado ese flujo de personas necesitadas de lo más básico.

Y en vista de que uno de cada tres monumentos culturales españoles pertenece a la Iglesia católica -que, por cierto, gasta 50 millones anuales en mantenerlos-, el gerente considera que "no es pretencioso decir" que un tercio de los ingresos derivados del turismo cultural llegan gracias a ella.

La crisis, que ha abaratado la publicidad, y el fin de los anuncios en RTVE han logrado que los tres millones de euros invertidos en esta campaña de la Iglesia Xtantos -lo mismo que otros años- hayan cundido más. Hace justo un año, el 34,3% de los contribuyentes marcó la casilla católica, lo que equivale a una aportación de 252 millones de euros. Giménez Barriocanal consideraría un éxito mantener ese porcentaje este año.