Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación estudia retocar la ley aprobada en 2006

Gabilondo anuncia que aprobará en breve un plan con medidas del fracasado pacto educativo

El ministro de Educación, Angel Gabilondo, aseguró que no descarta modificar algunos aspectos de la Ley Orgánica de Educación (LOE, aprobada en 2006 por el Gobierno socialista) para poner en marcha las medidas del Plan de acción de medidas inmediatas para el próximo curso 2010-2011. Ese plan, que el Gobierno planea aprobar en breve, recoge buena parte de las medidas acordadas dentro del fracasado pacto educativo. El ministro ha aclarado que "medidas inmediatas" significa que "están vinculadas a los Presupuestos Generales del Estado, que tienen que aprobarse antes de fin de año. "Son compromisos presupuestarios para el 2010-2011 y esa inmediatez significa que nos ponemos ahora mismo a trabajar en ellas", dijo para después dejar claro que las medidas requieren del consenso de la comunidad educativa y los partidos políticos.

"Yo creo que no hay que renunciar a la necesidad de hacer algunos cambios en la legislación vigente para lograr esos objetivos y, sobre todo, para lograr una mayor flexibilidad del sistema educativo". El ministerio va a trabajar, añadió, para lograr ese consenso sobre los "mismos objetivos" que sostenían el frustrado Pacto Social y Político por la Educación.

Ayer, emn otro acto, Gabilondo, sin dar detalles del plan, dejó entrever que potenciará la autonomía de los centros educativos y fortalecerá la figura del profesor, aspectos que ya estaban recogidos en el pacto de estado que finalmente no salió adelante por el rechazo del PP. Después de que no prosperara al pacto educativo tras meses de negociaciones, Gabilondo confesó sentirse "más lleno de fuerzas y de razones" para acometer las reformas necesarias sobre el que se asiente el modelo educativo para esta década. "El Ministerio, ni estuvo cerrado antes de intentar el pacto, ni se cierra cuando no ha sido posible el pacto", aseguró. El responsable de Educación abogó por un modelo basado en valores como la equidad, el esfuerzo, la ilusión y la calidad y que valore la labor de los profesores, sin los cuales, ha dicho, "no hay nada que hacer".

También defendió que el sistema sea "flexible", porque "un modelo rígido es siempre un modelo agotado". "No apertura y no flexibilidad es el fin de la educación", apostilló.

Por último, se mostró partidario de respetar la autonomía y la "diversidad" de los centros educativos. "No queremos que todos los centros en España sean idénticos.

Queremos que todos los centros en España sean diferentes, pero que tengan los mismos derechos: derecho a la diferencia sin diferencias de derechos".