Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los partidos no deben caer en la trampa del populismo xenófobo"

El Movimiento contra la Intolerancia alerta de la "nueva ultraderecha", con formaciones como Plataforma Per Catalunya

El debate sobre la necesidad, o no, de prohibir el burka que se extiende por Cataluña es para el Movimiento contra la Intolerancia un buen ejemplo de cómo la nueva ultraderecha española, que incluye a la Plataforma Per Catalunya, ha logrado engatusar al resto de los partidos. Un dato a tener en cuenta es que Cataluña celebrará elecciones autonómicas en otoño. "Pido a los partidos democráticos sensibilidad, que sean cautos, que no se dejen arrastrar, que no caigan en la trampa del populismo xenófobo", ha declarado el presidente de la ONG, Esteban Ibarra, al presentar su informe sobre el racismo y la xenofobia en España en 2009. "Es un debate artificial en el que no puedo ver más que interés electoral de grupos que se incluyen en esa estrategia europea de islamofobia", ha añadido.

El defensor del Pueblo, Enrique Múgica, sin embargo, presente en el acto celebrado en la sede del organismo que encabeza, ha reiterado su propuesta de que el burka y el niqab sean regulados a nivel nacional "por motivos de seguridad e igualdad [de las mujeres] y con el acuerdo de las comunidades islámicas".

El Movimiento contra la Intolerancia contabilizó 292 casos de racismo, xenofobia o lo que denomina "incidentes de odio" el año pasado. Los más graves, seis homicidios tras los que la ONG sospecha que había odio a la diferencia. Las víctimas son un argelino (Bernabá Laaredj), un menor francés, una transexual colombiana, un rumano (Gigi Musat), un marroquí (J. I.) y otro hombre de origen magrebí. También hubo 80 casos de violencia neonazi; 68, de racismo y xenofobia neofascista; 36, de homofobia; 10, de islamofobia; cinco, de antisemitismo, etcétera. La Comunidad Valenciana es, de nuevo, la autonomía donde más sucesos hubo.

A esta ONG le preocupa especialmente cómo el discurso "los españoles, primero" (y después los inmigrantes) está calando en estos tiempos de crisis económica. Y cómo está surgiendo en España una "nueva ultraderecha" animada, según Esteban Ibarra, por los triunfos electorales de la extrema derecha en otros países europeos.