Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU apoya al PP en el último minuto para aprobar el veto al 'burka' en el Senado

La Cámara alta pide cambios normativos a nivel nacional contra el velo integral

En uno de los mayores ejercicios de funambulismo político de los últimos tiempos en el Senado, solo entendible en clave electoral catalana, CiU ha sumado sus votos al PP esta mañana para que el Senado se posicione a favor de prohibir el uso del burka en toda España. La formación nacionalista había dado ayer su firma a una enmienda alternativa propuesta por el PSOE, que también tuvo el apoyo de todos los demás grupos, en la que se insistía en que el ordenamiento jurídico actual es suficiente para lograr ese mismo objetivo y se condenaba con rotundidad esta práctica.

Los grupos firmantes de la enmienda alternativa se han enterado esta misma mañana del cambio de posición de CiU. La senadora nacionalista Montserrat Candini ha intentado explicar en el pleno del Senado que, cuando su grupo firmó la enmienda del PSOE, entendía que se quería prohibir el burka. Su partido está a favor del veto, ha dicho, y por tanto, aunque ha lamentado que no hubiera una posición consensuada, votaría a favor de la propuesta del PP.

El texto aprobado hoy por la Cámara alta afirma lo siguiente: "El Senado insta al Gobierno a realizar las reformas legales y reglamentarias necesarias para prohibir el uso, en espacios públicos o acontecimientos públicos que no tengan una finalidad estrictamente religiosa, de vestimentas o accesorios en el atuendo que provoquen que el rostro quede completamente cubierto y dificulten así la identificación y la comunicación visual, al suponer esa práctica una discriminación contraria a la dignidad de las personas y lesionar la igualad real y efectiva de los hombres y las mujeres". Ha salido adelante por 131 votos a favor -de PP, CiU y UPN- y 129 en contra, de todos los demás grupos. En las filas de los que rechazaban la moción han faltado exactamente tres senadores a la votación.

Durante el debate en el pleno del Senado, la senadora del PP Alicia Sánchez-Camacho ha rechazado que este asunto se regule dentro de la Ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno, una disposición que ya ha anunciado el ministro de Justicia. "No queremos que el Gobierno utilice esta cuestión para negar los símbolos católicos que forman parte de nuestra tradición española", ha declarado Sánchez-Camacho.

En declaraciones en los pasillos del Senado tras la votación, la senadora Candini no ha tenido problema en reconocer que había influido en su postura los titulares de los periódicos de hoy que, basándose en su firma de la versión del PSOE, han informado de que la posición de rechazar la prohibición del burka era mayoritaria en la Cámara alta de cara a la votación de hoy. Candini ha mencionado expresamente a EL PAÍS. "No podemos tolerar que nadie entienda que nosotros no queremos prohibir", ha manifestado.

Además de admitir la influencia de la prensa en sus posiciones políticas, Candini ha asegurado que entendió del texto del PSOE, según ella misma, que aceptaba la prohibición como medio de luchar contra el burka, solo que lo restringía al desarrollo reglamentario de las leyes ya existentes. De acuerdo con la portavoz del PSOE en temas de igualdad que negoció la enmienda conjunta, Patricia Hernández, el rechazo a la prohibición expresa del velo integral estaba claro desde el principio y era la posición común de los firmantes.

La senadora de CiU también entendió que el texto del PP, al prohibir el burka en "espacios públicos", se refería a los edificios públicos, según ha declarado a los periodistas. Minutos después, Sánchez-Camacho decía en rueda de prensa que su moción se refiere a "todo el espacio público", según la definición de la Ley de Bases de Régimen Local, es decir, a los edificios y también a la calle. Por tanto, tras informar a los grupos esta misma mañana de su cambio de posición, CiU ha reconocido, primero, no haber entendido lo que firmó ayer con el PSOE y, después, no haber entendido lo que ha votado hoy con el PP.

Acusaciones cruzadas

El pasado 3 de junio, el presidente de CiU, Artur Mas, consideró "innecesario" que se regule el uso del burka a nivel estatal, aunque aseguró que el velo integral es incompatible con la cultura local y la forma de entender la relación con las personas, según informó Europa Press. Mas hizo estas declaraciones a raíz de la presentación de la moción del PP en el Senado. "No necesariamente hay que regular el burka a nivel español", apuntó.

El debate en el pleno del Senado ha estado lleno de acusaciones cruzadas de falta de voluntad para llegar a un consenso entre PP, PSOE y CiU. La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha asegurado que la senadora Sánchez-Camacho se puso en contacto por primera vez con el PSOE a las diez y media de la noche de ayer y que su grupo se ha enterado del cambio de posición de los nacionalistas esta mañana.

Durante la tarde de ayer, el PSOE ofreció a los populares sumarse a su versión de la moción con algunos matices. El PP, por su parte, según ha revelado la senadora Candini, aceptó los términos del texto del PSOE pero exigió que se añadiera expresamente la necesidad de prohibir el uso del velo integral. Ante el rechazo a este punto, las negociaciones quedaron rotas por la noche.

Candini ha considerado esta mañana, según ella misma ha dicho a los periodistas, que con ese rechazo la portavoz socialista se arrogaba la propiedad de una moción que habían firmado todos los grupos, como un argumento más para votar a favor de la moción original del PP. A su juicio, debía haberse aceptado la propuesta de Sánchez-Camacho de mencionar expresamente la prohibición, en un texto diseñado para no hacerlo.

En la rueda de prensa posterior a la votación, Leire Pajín ha asegurado que la propuesta de los socialistas va "mucho más allá" de la prohibición, ya que habla de "erradicación" del burka. Con ese término, el PSOE se refiere a la desaparición del velo integral "tanto de la vida pública como privada".

La propuesta del PP surge al hilo de las distintas iniciativas en Ayuntamientos de Lleida que han puesto de acuerdo a todos los partidos catalanes (todos con representación también en el Senado) a nivel municipal para prohibir el uso del burka. A pesar de que la mayoría de los españoles sólo han visto esta prenda en la televisión, en algunos pueblos de la comarca de El Vendrell (Tarragona) se pueden encontrar mujeres completamente cubiertas en la calle con cierta facilidad. Pero elevar eso a todo el Estado es otra historia, como demostraron las manifestaciones de rechazo al PP por demagógico y electoralista. En el fondo, todo el debate está contaminado por la atmósfera preelectoral de Cataluña.

Stop al 'burka'

Municipios catalanes han liderado el veto al burka en edificios públicos:

- Lleida. La primera en aprobar una moción con votos de CiU, PSC y PP.

- El Vendrell (Tarragona). PSC, PP, ERC y la xenófoba Plataforma per Catalunya.

- Tarragona. El PP inició el veto, apoyado por CiU y PSC.

- Barcelona. Prohíbe el velo integral por decreto.

- Manresa. PSC, CiU, ERC, PP y Plataforma.

- L'Hospitalet. Votado ayer por PP, PSC y CiU.

- Coín (Málaga). Primer municipio andaluz que busca la regulación.

- Reus lo aprobará por decreto; en Girona, fracasó la moción, y en Terrasa quieren una norma estatal. Tàrrega, Cervera, Vic y Cunit aún no han votado.

Más información