Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria pacta suaves recortes con la eólica y la termosolar

Sigue pendiente la gran rebaja de primas a la fotovoltaica

El Ministerio de Industria cerró este viernes el pacto con la industria para recortar eólicas y la termosolares. El acuerdo, que estaba casi listo cuando el ministro Sebastián compareció por sorpresa con el popular Cristóbal Montoro, supondrá un leve ahorro que el sector cifra en unos 80 millones al año para la eólica. Para la termosolar el recorte sobre el papel es muy grande, casi 1.000 millones, pero casi nada en la práctica. El pacto demora la entrada en funcionamiento de las plantas, pero esa era precisamente la oferta de la patronal, ya que las obras de la mayoría de las instalaciones van con retraso. El PP fue informado del acuerdo, dentro del intento por conseguir el pacto energético.

Industria anunció un recorte del 35% de la prima de referencia para la eólica hasta finales de 2012. Pero la medida solo afecta al 25% de los molinos (los construidos al amparo de un decreto de 2007). Si el precio de la electricidad sube mucho el recorte será notorio, pero fuentes del sector admiten que lo previsible es que la bajada no llegue a los 100 millones anuales. La eólica recibió el año pasado 1.600 millones en primas, pero produjo el 18% de la electricidad y evitó la importación de combustibles fósiles por 3.600 millones.

Para la termosolar, el acuerdo consiste en "retrasar la entrada en operación de las plantas respecto a la fecha prevista". Esta era una de las propuestas de la patronal Protermosolar, ya que la construcción de estas enormes instalaciones va con retraso y, en algunos casos, con problemas de ingeniería. Además, el primer año la producción siempre es menor de la prevista, según admite la patronal. A cambio, Industria se compromete a no revisar a la baja las primas en el futuro. Además, ambas tecnologías aceptan limitar las horas a las que se pueden acoger a la prima cada año.

En realidad queda pendiente el auténtico recorte, el de la fotovoltaica, una tecnología que, debido a un mal decreto de 2006, vivió una burbuja que ahora es difícil de digerir.

La fotovoltaica recibió el año pasado 2.600 millones en primas aunque solo produjo un 2% de la electricidad y tienen esa rentabilizada durante al menos 25 años. Las patronales del sector han remitido una propuesta al ministerio por la que, según sus cálculos, se ahorrarían 2.000 millones los próximos dos años.