Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama asegura que la lucha por contener el vertido está "llegando a su fin"

Culminado con éxito el sellado del pozo de BP del golfo de México.- La petrolera se enfrenta a multas de 21.000 millones de dólares

La operación static kill (eliminación estática) para sellar el pozo de petróleo averiado que originó la marea negra en el golfo de México ha logrado el "objetivo previsto", según ha anunciado la petrolera British Petroleum (BP). La tarea de sellado concluye tras una sucesión de intentos por taponar la fuga desde la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon el pasado 20 de abril que originó el vertido. La petrolera británica se expone a multas por valor de más de 21.000 millones de dólares (15.900 millones de euros) por el desastre ecologico si la petrolera es finalmente condenada por negligencia grave, informa el diario Financial Times . El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho que la lucha para frenar el derrame "finalmente está llegando a su fin" y ha elogiado los esfuerzos para contenerlo.

BP explicó antes de la operación que, con este nuevo procedimiento, se pretende completar el aislamiento del pozo principal y avanzar en los trabajos de construcción de la vía de alivio, cuya creación se concluirá a finales de agosto. El pozo principal ya quedó tapado de forma provisional a mediados de julio. La operación static kill ha consistido en empujar el petróleo que mana del pozo hasta su lugar original, un depósito situado a 4.000 metros bajo la superficie marina, mediante la inyección de cemento y lodo pesado. La multinacional aplazó el lunes las pruebas previas tras descubrir una pequeña fuga hidráulica en uno de los sistemas de control.

Obama ha señalado que "es una noticia muy bienvenida" el que haya culminado con éxito el sellado del pozo, y ha recordado que los ciudadanos del golfo de México "se han enfrentado a momentos particularmente difíciles" desde el inicio de vertido, que ha causado el mayor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos. El presidente ha enfatizado que el Gobierno continuará con los esfuerzos de limpieza y recuperación de la zona porque hay que "revertir el daño causado". En este sentido, ha manifestado que continuará trabajando para que los responsables paguen por las consecuencias del vertido y seguirá apoyando a los Estados que se han visto afectados: Texas, Luisiana, Misuri, Alabama y Florida.

Multas millonarias

Expertos del Gobierno estadounidense calculan que cerca de 4,9 millones de barriles de crudo han escapado del pozo de Macondo desde la explosión ocurrida el 20 de abril, en la que murieron once trabajadores. Las multas previstas por la Ley sobre Aguas Limpias de EE UU van de 1.100 a 4.300 dólares por barril vertido si se demuestra negligencia grave por parte de la empresa contaminante, con lo que la sanción podría ascender a unos 21.000 millones de dólares, según el Financial Times.

Si BP argumenta con éxito que logró evitar el escape de 800.000 barriles y que éstos deben excluirse de la multa, la sanción se reduciría a 17.600 millones, añade el rotativo británico. Según Jane Barrett, directora del departamento de leyes medioambientales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland (EE UU), "dadas las ramificaciones políticas y económicas del derrame, las muertes y la magnitud del daño al ecosistema del Golfo, el Gobierno tratará de imponer la multa más alta posible".