Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Tierra hace 4.500 millones de años

La lava de un volcán muestra la composición del planeta en sus orígenes

Hace aproximadamente 4.500 millones de años se formó el planeta Tierra, pero hasta ahora no se ha podido establecer cuál era su composición original, porque desde entonces ha estado sometido a un complejo proceso de reorganización y cambios físicos que incluye la formación de la corteza. Para conocer cómo era el manto original -la zona de la Tierra comprendida entre la corteza y el núcleo-, se creía que habría que perforar hasta profundidades inalcanzables, pero un descubrimiento de investigadores canadienses y estadounidenses ha puesto al alcance de la mano las respuestas. Se trata del hallazgo de que la lava de un volcán de la isla Baffin, en el Ártico canadiense, parece proceder directamente del manto original de la Tierra. Es como si se hubiera abierto una ventana al interior, lo que los geólogos llaman un reservorio.

El océano de magma dio lugar a una corteza primitiva que se hundió hasta la base del manto, según una hipótesis

Sólido y rocoso, el manto terrestre constituye alrededor del 84% del volumen del planeta y está formado por muchas porciones distintas con diferente composición química, explica la National Science Foundation , una de las instituciones que han participado en el hallazgo. Este se ha basado en comprobar que se cumplen ciertas proporciones de isótopos de helio, plomo y neodimio en el material volcánico, que corresponden con la hipótesis aceptada de formación del Sistema Solar.

Como la lava procede de la fusión de rocas, mantiene las mismas características de las rocas originales, que en el caso estudiado se fundieron hace 62 millones de años. Es decir, que se ha encontrado lava que procede de rocas que, al parecer, sólo se fundieron una vez, hace muy poco tiempo geológico, y que no habían sufrido cambios desde poco después (unas decenas de millones de años) de la violenta formación de la Tierra partir de la colisión de cuerpos celestes más pequeños.

"Esta fase fue clave en la evolución de la Tierra", explica Richard Carlson, de la Carnegie Institution , otra de las organizaciones participantes, junto a la canadiense Universidad McGill en el trabajo, que se publica en la revista Nature. "Estableció el marco para todo lo que vino después. El manto primitivo como el que hemos identificado sería la fuente original de todos los magmas y todos los tipos de rocas diferentes que vemos hoy en la Tierra".

El estudio es el primer paso para establecer la composición original de la Tierra y con ella una cronología más detallada de la evolución del planeta, lo que implicará decidirse por una de dos hipótesis predominantes. Carlson cree en el modelo de diferenciación temprana, según el cual un oceáno de magma cubría la Tierra y dio lugar a una corteza anterior a la que existe actualmente. "En nuestro modelo, la corteza original que se formó por solidificación del océano de magma era inestable por su riqueza en hierro. Por eso se hundió hasta la base del manto, llevando consigo los elementos que se extraen al fundirse el magma, y ahí sigue", dice.