Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Multa de 15.000 euros a Power Balance por publicidad engañosa

La asociación de consumidores Facua, que interpuso la denuncia ante la Junta de Andalucía, considera la sanción "ridícula"

Prometer que sus pulseras "contienen un holograma que tiene almacenadas frecuencias que reaccionan positivamente con el campo de energía natural de su cuerpo para mejorar el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad", le ha costado a Power Balance España el equivalente al coste de 428 pulseritas: 15.000 euros. Es la sanción que la Junta de Andalucía le ha impuesto por publicidad engañosa. La asociación de consumidores Facua, que interpuso en abril la demanda que ha dado lugar a la sanción, la considera "ridícula". Power Balance ha vendido más de 300.000 pulseras en España, cuyo coste oscila entre 35 y 42 euros. La web de la empresa está en estos momentos cerrada por "mantenimiento", según reza.

María Antigua Escalera, delegada provincial de Málaga (Power Balance tiene su sede social en Marbella), dictó el pasado 18 de octubre, "la resolución del expediente sancionador tramitado contra la entidad Power Balance España SL con la imposición de una sanción de 15.000 euros como responsable de una falta grave por publicidad engañosa". Desde la Junta explican que la cuantía de la sanción la establece el reglamento (sanción grave tipificada en el art. 35 b, 1º de la Ley General de Sanidad), que para estos casos fija multas de entre 3.006 y 15.025 euros.

"Es una vergüenza y dice mucho de cómo se actúa en materia de protección del consumidor", dice Rubén Sánchez, de Facua. "Da igual la magnitud del fraude que la multa que se impone es de tienda de barrio. Ayer mismo compramos una Power Balance y en la etiqueta sigue poniendo lo mismo, que mejora el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad. La ley prevé que en función de la magnitud de la infracción se retire toda la mercancía, no se entiende que las autoridades no lo hagan".

En total, Facua ha interpuesto 14 denuncias por este tipo de productos, uno por cada marca de pulseras milagrosas que han detectado. Las primeras cuatro denuncias las interpusieron en abril y mayo ante distintos organismos del Ministerio de Sanidad (que no se ha pronunciado al respecto) así como a las autoridades autonómicas de territorios donde tienen su sede estas cuatro marcas de pulseras: Power Balance España (con domicilio en Marbella, Málaga), Ion Balance (Alcundia, Mallorca), Equilibrium (Alicante) y EFX Performance (de la empresa Rod Artwin, ubicada en Leioa, Vizcaya). La Junta de Andalucía es de momento la única que ha hecho pública la sanción, que Power Balance puede recurrir.

Las empresa que distribuyen estas pulseras "demuestran" sus efectos en base a unas pruebas de equilibrio, pero no hay informes científicos que avalen estos efectos. En mayo, un estudio elaborado en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid con 79 voluntarios, determinó que estas pulseras no tienen efecto alguno sobre nuestro equilibrio. "Los resultados obtenidos nos llevan a concluir que las pulseras Power Balance no presentan ningún efecto sobre el equilibrio no habiéndose observado, tampoco, efecto placebo", comentó entonces el director del estudio, Jesús Javier Rojo, médico y profesor de Salud y rendimiento humano.

Dos californianos aficionados al surf, los hermanos Rodarmel, son los responsables de un invento que ha conquistado miles de muñecas. Su éxito en España ha sido muy rápido y ha venido acompañado de una agresiva política de patrocinios tantode eventos (torneos de golf y tenis como el Madrid Open, e incluso estrenos de cine), como de múltiples deportistas, famosos varios (Belén Esteban incluida) o programas como Gran Hermano y Fama.

En abril, el Instituto Nacional de Consumo (dependiente del Ministerio de Sanidad) mandó una directiva a las comunidades autónomas (que son quienes tienen competencia para prohibir o no su venta) alertando de que estas pulseras incurren en publicidad engañosa.