Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Antonio Meño mantiene el campamento por consejo de sus abogados

El dictamen del Supremo abre la puerta a un nuevo juicio o a un acuerdo extrajudicial para reparar la supuesta negligencia médica sufrida por el hombre, en coma desde hace 21 años

La familia de Antonio Meño, el hombre que lleva en coma 21 años por una presunta negligencia médica, mantendrá de momento el campamento instalado hace más de 500 días en la Plaza de Jacinto Benavente de Madrid por recomendación de los abogados, a pesar de que el Tribunal Supremo haya ordenado reabrir el caso.

El Alto Tribunal ha abierto la puerta a un nuevo juicio en el caso de Meño al estimar la demanda interpuesta contra las sentencias dictadas en el periplo judicial de la familia, que resultó condenada por el Supremo a pagar 400.000 euros en costas procesales en la vía civil. El padre del afectado, Antonio Meño Rodríguez, ha dicho que van a esperar al dictamen de sus abogados.

"Lo mismo tenemos que ir a juicio o llegar a un acuerdo. La vía judicial la llevan los abogados, nosotros no tenemos ni idea así que vamos a esperar aquí unos días a ver qué es lo que pasa". Meño ha añadido que él pensaba recoger el campamento al poco de conocer la resolución judicial. "Ayer cuando escuchamos la noticia después de 21 años fue extraordinario, lo que pasa es que luego pensándolo nos hemos dado cuenta de que empezamos otra vez de cero", ha indicado.

Los abogados han explicado a Meño que "quizás las compañías aseguradoras quieren llegar a un acuerdo", o en caso contrario "hay que atar bien esto para ir a juicio". "Llevamos 21 años ya de lucha, son muchos años, fíjate si me meto otra vez en un proceso de 21 años, yo ya tengo 66 y con 20 años más me pongo casi en 90 y no llegaría a verlo, pero si hay que ir a juicio se va, no hay problema", ha concluido.