Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba plantea un MIR para el acceso a la docencia

El vicepresidente y Rajoy participan en la Semana de Educación Santillana

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, planteó este miércoles implantar un sistema para convertirse en profesor parecido al MIR, el periodo de especialización en centros sanitarios que han de pasar los médicos antes de aspirar a una plaza pública. Rubalcaba insistió en que sus palabras -dichas durante la 25ª Semana Monográfica de la Educación de la Fundación Santillana, en la que compartió mesa con el líder del PP, Mariano Rajoy, y el escritor Fernando Savater- debían tomarse más como una reflexión académica que como parte del debate político. Sin embargo, seguramente tendrán un impacto, al igual que las que pronunció sobre la necesidad de compartir las dificultades del alumnado inmigrante entre la escuela pública y la concertada (hoy, el 80% estudia en la pública) o que la universidad no debe asumir ningún título de FP de grado superior.

Sobre su idea de un MIR para los docentes, Rubalcaba aseguró: "Yo creo que el sistema de selección y de la formación permanente" no está resuelto; "de aquí a 2020 vamos a contratar unos 200.000 profesores, y de que lo hagamos bien o mal va a depender" la calidad de la educación, añadió.

El vicepresidente no dio detalles sobre cómo podría trasladarse el sistema, aunque admitió que habría problemas. Ahora, tras un Grado de Magisterio de cuatro años, para Primaria, o un grado más un máster para Secundaria, los docentes que quieran ejercer en la pública deben someterse a una oposición. El proceso MIR es el siguiente: una vez titulados, los médicos hacen un examen que les da acceso a la especialidad. Tras esa formación, eminentemente práctica, de cuatro o cinco años, los médicos pueden optar a las plazas que ofertan los hospitales.

Por lo demás, tanto Rubalcaba como Rajoy hicieron un repaso de cómo ven el sistema. El líder de la oposición dibujó uno que hace agua, producto de las leyes aprobadas por Gobiernos socialistas, y que necesita "acometer un profundo cambio y revisión". Rajoy repasó los pilares de esa reforma, como la libertad de los padres, no solo para elegir entre la escuela pública y la concertada, sino también entre distintos centros públicos; el esfuerzo; un currículum común para toda España o la evaluación pública de los centros.

Mientras, Rubalcaba insistió en que España ha avanzado enormemente en las últimas décadas, y en que, a pesar de que ahora mismo no está tan mal ?el informe Pisa de la OCDE sitúa al sistema español en la media de los países desarrollados, aseguró, y lo señala como uno de los más equitativos?, aún tiene importantísimos retos que superar, como un abandono escolar temprano del 30% de los jóvenes.