Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado elimina los cubículos para fumar de la ley antitabaco

El pleno revierte la enmienda introducida por el PP.- Se mantiene que haya espacios con humo en casinos y bingos.- UGT y CC OO piden que el tabaco se considere un riesgo laboral

Menos de dos semanas ha durado en el proyecto de ley antitabaco la posibilidad de que bares y restaurantes dediquen un 30% de su espacio a cubículos para fumadores. El pleno del Senado tumbó este lunes la iniciativa que había metido el PP en la Comisión. Queda, sin embargo, la opción de que haya espacios con humo en casinos, bingos y salas de fiesta, por lo que el proyecto debe volver al Congreso, donde esta enmienda no prosperará. Se mantiene la indemnización a los hosteleros que sí hicieron obra en 2005 para separar a fumadores de no fumadores.

Lógicamente, al no haber que construir zonas de fumadores, no habrá moratoria para la entrada en vigor de la ley, por lo que se mantiene la fecha del 2 de enero. La semana que viene se verá en el Congreso.

No obstante, ninguna de estas medidas prosperará en el Congreso porque, como ha informado la senadora socialista Cristina Maestre, "existe un pacto entre la mayoría parlamentaria" para que no salgan adelante y para que se apruebe la versión más restrictiva de la nueva ley.

Con el apoyo de los socialistas, sí se mantendrá la autorización para que las tiendas de conveniencia de las gasolineras puedan vender tabaco así como cigarrillos naturales sueltos, un asunto este último que preocupaba especialmente a Coalición Canaria.

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, se felicitó del trabajo "riguroso y serio" de los grupos parlamentarios durante el desarrollo de esta Ley. "Hoy damos un paso tremendamente importante para la salud pública de este país", sentenció.

La senadora del PP Dolores Pan censuró la ausencia de medidas sanitarias más contundentes contra el tabaquismo, entre ellas el que no se financien los tratamientos para dejar de fumar, y puso en duda que con medidas tan coercitivas se consigan los objetivos de salud pública que persigue esta ley.

Por otro lado, los sindicatos UGT y CC OO han presentado un informe en el que afirman que casi la mitad de los trabajadores de los locales de hostelería donde está permitido fumar presentan antecedentes de enfermedades respiratorias, y este porcentaje se sitúa en torno al 30% en el caso de los establecimientos donde no se fuma.

El informe señala que solo un 3% de los 350.000 establecimientos en España están libres de humo, por lo que de 800.000 de 1.200.000 trabajadores estarían expuestos a los efectos del tabaco. Por eso, coinciden en que cuando la exposición al tabaquismo pasivo es consecuencia de las condiciones de trabajo debe ser considerada como un riesgo laboral y las enfermedades que de ella se derivan debe calificarse como contingencias profesionales.