Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Nature' censura el mutismo de los astrobiólogos de la NASA sobre la bacteria del arsénico

Los autores del trabajo publicado en 'Science' se niegan a intervenir en el vivo debate en Internet

Toda la actualidad científica en la sección de EL PAÍS

En un artículo editorial poco corriente, la revista Nature censura el mutismo de los autores del trabajo sobre una bacteria que supuestamente es capaz de vivir del arsénico, ante la tormenta de críticas que está recibiendo su estudio. El trabajo se publicó en Science, principal rival de Nature en el mercado editorial científico.

Los científicos tienen que cambiar sus esquemas mentales para responder a lo que pasa en Internet, señala Nature bajo el título: "Se pide una respuesta". La tradicional revisión por pares de un trabajo antes de su publicación no es ya la única forma de obtener la verdad en caso de opiniones dispares. "En este caso, gran parte de las críticas provenían precisamente de los pares". Dada la publicidad de la que la NASA rodeó el anuncio y a la que los autores se sumaron, una respuesta rápida, aunque provisional, por parte de los autores a las críticas sería una reacción mejor, opina la revista.

La discusión en Internet es un complemento aunque no un sustituto de la revisión por pares, opina Nature, pero todavía no tiene la misma consideración en el mundo científico. Su contribución a establecer la importancia de un hallazgo puede ser mayor que la de los periodistas científicos en los medios de comunicación tradicionales, es su tesis, aunque no explica cómo los científicos pueden comentar un hallazgo que no conocen antes que los periodistas porque las revistas exigen a los autores mantener el secreto antes de su publicación.

El tema sigue muy vivo en Internet, y los comentarios a cada texto en las webs y blogs más importantes se cuentan por centenares. Como dice el editorial: "Al final la verdad científica prevalecerá, como sucede normalmente. Mientras tanto, los investigadores deben aceptar las duras verdades sobre la velocidad y la extensión de la crítica digital".