Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La circunvalación del lince

Doñana contará con cuatro nuevos pasos de fauna para paliar los atropellos.- Los "ecoductos" costarán tres millones de euros

Las carreteras del Espacio Natural de Doñana contarán en 2011 con cuatro nuevos pasos de fauna para paliar los atropellos de linces en esta zona, cuyo coste rondará los tres millones de euros, según han informado a Efe fuentes de la Consejería andaluza de Obras Públicas.

Estos cuatro pasos de fauna se unen a otras actuaciones realizadas durante las dos últimas legislaturas para evitar los atropellos de linces, una de las principales causas de muerte de esta especie en peligro crítico de extinción en Doñana.

El presupuesto de las actuaciones ejecutadas, en construcción y pendientes para acondicionar una docena de carreteras de Doñana a la conservación del lince superará los siete millones de euros, la mayoría aportados por fondos europeos del programa LIFE que finalizará en 2011.

Este felino, del que viven en Doñana algo más de 70 ejemplares, es una especie muy territorial, que ocupa una amplia zona de campeo, lo que obliga a los ejemplares jóvenes a dispersarse en busca de nuevos territorios donde asentarse.

Esta circunstancia resulta especialmente fatal en Doñana, donde buena parte de la población de linces vive en los bordes del espacio protegido, que está rodeado por una red de carreteras que los linces en dispersión deben de cruzar y en las que han fallecido decenas de ejemplares en los últimos años, los últimos tres en 2010.

Los cuatro nuevos pasos de fauna, cuyo coste ronda los tres millones de euros, se construyen en la carretera A-494, que une el enclave turístico de Matalascañas con la localidad de Mazagón, y en la A-483, que enlaza Matalascañas con El Rocío y Almonte, ambas dentro del Espacio Natural de Doñana.

Dos de estas construcciones, ya acabadas, son sendos pasos subterráneos de 7 metros de ancho y 2,5 de alto construidos bajo la carretera, que se han acondicionado para atraer linces y otras especies y evitar así que puedan ser atropellados en la calzada.

Los otros dos pasos, conocidos como "ecoductos", son elevados y ya se emplearon como medida de corrección ambiental en la autovía Jerez-Los Barrios, en la provincia de Cádiz.

Estos "ecoductos" unen los dos arcenes de la carretera mediante una estructura de varios metros de altura y 15 metros de ancho, que es recubierta con tierra y plantas para conformar un paso natural de fauna.

Además, esta plataforma elevada queda aislada de la carretera mediante vallas opacas que evitan la visibilidad y disminuyen el nivel de ruidos.

Obras Públicas estima que estas obras están ya ejecutadas en un ochenta por ciento podrían entrar en servicio la próxima primavera, pese al retraso ocasionado por las intensas lluvias del pasado invierno y del comienzo de éste.

Estas infraestructuras se unen a otras actuaciones realizadas en ocho carreteras de Doñana, como los treinta kilómetros de vallado levantado en el tramo de la A-483, entre El Rocío y Matalascañas, para evitar el cruce de linces, que supuso una inversión de 800.000 euros.

Otras actuaciones en la zona han sido la construcción de varios pasos subterráneos o la colocación de 1.300 puntos catadióptricos, que reflejan la luz de los vehículos para ahuyentar a los animales.

También se han adecuado drenajes en varias carreteras, se han reforestado las embocaduras de los pasos de fauna para naturalizarlos y se han ejecutado desbroces en las cunetas.

Estas medidas se incluyen en el Proyecto LIFE para la conservación del lince ibérico 2006-2011, el segundo consecutivo adjudicado a la Junta de Andalucía para esta especie y que con sus 26 millones de euros de presupuesto fue el de mayor cuantía de los aprobados hasta esa fecha por la Comisión Europea.