Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Orangután y humano comparten el 97% del genoma

El gran simio de Sumatra y Borneo es más primitivo que el chimpancé y el hombre

Toda la actualidad científica en la sección de EL PAÍS
Un orangután en la selva de Sumatra.

El genoma del orangután es idéntico en un 97% al del ser humano, lo que indica que, entre los grandes simios ya secuenciados, es el más distinto genéticamente de los humanos.

La primera secuencia genética completa de un orangután ha sido obtenida por un amplio equipo de investigadores, liderados por la Universidad Washington en Saint Louis( EE UU), entre los que están varios equipos españoles. El orangután secuenciado es de Sumatra, y con este como referencia, los científicos también estudiaron los genomas de otros cinco orangutanes de Sumatra y cinco de Borneo. Encontraron una amplísima diversidad genética en este animal, lo que indica su buena salud genética.

En los orangutanes este nuevo conocimiento servirá para establecer pautas de conservación. Aunque antes existían orangutanes en muchos lugares de Asia, actualmente solo quedan dos especies, una en Borneo y otra en Sumatra, y ambas están muy amenazadas por la acción humana. El trabajo indica que las dos especies se separaron evolutivamente hace 400.000 años, una fecha más reciente que la estimada hasta ahora.

La determinación de los más de 3.000 millones de pares de bases que constituyen el genoma del orangután se suma a la de los genomas humano y de chimpancé, secuenciados anteriormente e idénticos en un 99%, y permite obtener una visión más precisa del proceso evolutivo que dio lugar a la aparición del ser humano. Una sorpresa de la investigación es que el orangután apenas ha evolucionado genéticamente en los últimos 15 millones de años. "En lo que se refiere a la evolución, el genoma del orangután es muy especial entre los grandes simios en que ha sido extraordinariamente estable," dice Richard K. Wilson, que dirigió el proyecto. "En comparación, chimpancés y humanos han experimentado reorganizaciones estructurales a gran escala en sus genomas que pueden haber acelerado su evolución".

La aportación española al trabajo, que es portada de la revista Nature, ha sido coordinada por Arcadi Navarro (Universidad Pompeu Fabra e Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC )), Tomàs Marquès-Bonet, del mismo instituto, y Carlos López-Otín, catedrático de la Universidad de Oviedo

López-Otín afirma que "el estudio comparativo detallado de múltiples familias de genes en los genomas humano, de chimpancé y de orangután indica que en la evolución humana ha habido una presión evolutiva importante sobre los sistemas inmune y reproductivo". Por su parte, Navarro señala que "los estudios sobre la organización genómica del orangután permitirán obtener información valiosa sobre los mecanismos de reorganizaciones cromosómicas que tienen lugar en enfermedades como el cáncer".

La comparación de las dos especies de orangután existentes, de Borneo y de Sumatra, ha revelado también la existencia de importantes cambios poblacionales entre ambas. Así, se ha determinado que durante los últimos 400.000 años, los orangutanes de Sumatra tuvieron una gran expansión poblacional, mientras que los de Borneo experimentaron un declive. Sin embargo, el número actual de orangutanes de Sumatra es mucho menor que el de los de Borneo, que no supera unas pocas decenas de miles de individuos.