Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hidalgo niega motivos ocultos y falta de antelación en los desalojos

La consejera de Asuntos Sociales defiende ante la oposición el desalojo de los centros de discapacitados

La consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo, ha defendido en el último pleno de la Asamblea de Madrid el desalojo de los centros de discapacitados. Ni había motivos ocultos ni se hizo con premura, ha respondido la consejera ante las preguntas de la oposición. Ha asegurado Hidalgo que se avisó a los familiares con antelación suficiente sobre el traslado de residentes y usurios de los tres centros ocupacionales.

Mientras, en el exterior del Parlamento regional, se concentraban en torno a 200 personas para protestar por el cierre de los centros y para pedir la dimisión de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Ajenas a lo que ocurría ante la Asamblea, la diputada de Izquierda Unida Pepa Amat y la socialista Pilar Sánchez Acera, pedían explicaciones a la consejera. La primera ponía en duda los motivos por los que Hidalgo cerró el Centro Ocupacional Magerit , junto con el Fray Bernardino (ambos en Carabanchel), y el de Atención a los Discapacitados Psíquicos de Arganda. Amat ha acusado a la consejera de permitir que las instalaciones se deterioraran para luego poder alegar falta de seguridad.

Sánchez Acera ha añadido en su turno que desde junio de 2010 se estaban haciendo inspecciones técnicas de los centros por la aparición de grietas en los edificios, que habían sido denunciadas por los trabajadores. Ha señalado que no se hizo entonces el mantenimiento adecuado y ha destacado que el informe del 8 de marzo recomendaba que se hicieran los arreglos sin que el estado de las instalaciones llegase a suponer "riesgo inminente". La consejera ha ironizado cuestionando la capacidad de la diputada socialista que "sabe más de interpretación de informes que todos los técnicos de la Consejería".

En cuanto a los motivos del desalojo, la consejera ha insistido en el argumento de la seguridad, basándose en un informe de la Oficina de Supervisión y Obras de la consejería que recomendaba el desalojo preventivo. La clausura se realizó para garantizar en todo momento la seguridad de los usuarios y mantener el mismo servicio público que se prestaba, conservando los puestos de trabajo.

Ante la cuestión de Acera sobre los motivos de trasladar a 84 mayores de la Residencia de Mayores de Carabanchel y de hacerlo "casi sin avisar", la consejera Hidalgo ha precisado que se trata de 72 ancianos y que se hizo teniendo en cuenta que llegaban otros residentes procedentes de los centros Magerit y Fray Bernardino. Ha subrayado que no hay "ni una sola queja respecto al traslado de los mayores" y que los usuarios y familiares que se encerraron en el centro Magerit eran una minoría.