Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS pide más investigación y prevención para el cáncer de causa ambiental

El 20% de los casos de la enfermedad tienen un origen ambiental y laboral.- Los expertos aseguran que pueden prevenirse

Casi el 20% de los casos de cáncer en el mundo se deben a causas ambientales y laborales, estiman los expertos y, por tanto, pueden prevenirse. Sin embargo, la investigación y la prevención primaria de las causas de estos tipos de cáncer, que producen 1,3 millones de muertes anuales, están muy poco desarrolladas todavía, estima la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha hecho un llamamiento para aumentar los fondos públicos destinados a la investigación de las causas ambientales del cáncer y a su prevención.

La OMS, explicó María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la organización, está especialmente preocupada por las estimaciones que indican que entre 2000 y 2020 la incidencia mundial del cáncer se multiplicará por dos y que para 2030 se puede triplicar, con la consiguiente carga adicional para los sistemas de salud. Esta situación es especialmente peligrosa en los países no occidentales, donde ya en 2008 se produjeron el 63% de todas las muertes por cáncer en el mundo.

"Muchos cánceres causados por la exposición al medio ambiente y al ambiente laboral pueden prevenirse. La prevención primaria -la prevención de la exposición a agentes cancerígenos- es el medio único más efectivo para prevenir el cáncer. La prevención primaria salva vidas y miles de millones de dólares", expusieron los expertos reunidos en una conferencia internacional sobre los determinantes ambientales y laborales del cáncer que tuvo lugar en Asturias la pasada semana, a través de un llamamiento (la Declaración de Asturias).

Que la prevención se convierta en un componente integral de los mecanismos de control del cáncer en todos los países, que se desarrolle una convención internacional para controlar las causas medioambientales del cáncer, así como indicadores de exposición y de enfermedad que se puedan utilizar en todos los países, son algunos de los puntos señalados por los expertos. También se pide la prohibición total de todas las formas de asbesto, que las empresas utilicen las mismas medidas de protección en todos los países, sean desarrollados o en vías de desarrollo, y que haya más investigación sobre causas todavía desconocidas.

El congreso de Asturias fue organizado por la OMS y otras entidades Internacionales con la Fundación Sandra Ibarra, en colaboración con el Ministerio de Sanidad español y el Gobierno del Principado.

En las últimas décadas se han identificado muchos agentes cancerígenos, que son factores de riesgo de cáncer, como las radiaciones ionizantes (radón, etc.) y no ionizantes (rayos ultravioleta), los compuestos químicos en el humo del tabaco y los contaminantes del aire, el asbesto, los contaminantes del agua potable y los alimentos (como el arsénico y las aflatoxinas). Sin embargo, la mayoría de los compuestos químicos de uso cotidiano no han sido nunca estudiados como factores de riesgo del cáncer y esta es una de las grandes lagunas señaladas por la OMS. Un esfuerzo en este sentido es el que ha emprendido la Unión Europea a través del programa Reach.