Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación de los discapacitados con Rus por sugerir que usen cuerdas para bajar a un jardín

Un parque junto a un río inaugurado por el presidente de la Diputación de Valencia en Ontinyent carece de accesos adaptados.-El dirigente popular afirma que se manipularon sus declaraciones

El Comité Ejecutivo del Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (Cermi-CV) ha expresado su "extrema indignación" por las palabras del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, quien aseguró, ante la falta de accesos adaptados para que los discapacitados pudieran bajar a un jardín recién inaugurado en el río Clariano en Ontinyent, que se podía hacer "con cuerdas".

Las declaraciones se produjeron el pasado sábado durante la inauguración de unos accesos urbanos al cauce del río financiados por la Diputación, que han supuesto una inversión de 498.617,13 euros. Al respecto, Cermi-CV ha mostrado en un comunicado su "extrema indignación" al ver las imágenes -colgadas en Youtube y difundidas por una cadena de televisión- sobre "la bochornosa inauguración del parque polideportivo de Ontinyent". Rus alega que hubo "manipulación" de sus declaraciones y que se comprometió a estudiar una solución de acceso para discapacitados, incluso un ascensor si fuera necesario.

La entidad asegura que ha recibido correos de solidaridad "desde toda España" y se ha preguntado: "¿Cómo es posible que a estas alturas y con una Ley Valenciana de Accesibilidad que es modélica, pueda una Diputación inaugurar un parque-polideportivo totalmente inadaptado?". "Nada más este hecho merece nuestro máximo reproche. Ahora las adaptaciones posteriores serán parches caros que tendrá que pagar el contribuyente valenciano en plena crisis económica", ha manifestado la organización, al tiempo que ha expresado su solidaridad "con las personas con discapacidad de la Asociación Amo de Ontinyent", que protestaron en la inauguración y con las que hablaba el presidente de la Diputación.

Para Cermi-CV, "las actitudes que muestra Rus, presidente provincial del Partido Popular y presidente de la Diputación de Valencia, son inacepables y políticamente deleznables viniendo de una persona así". "No se puede frivolizar ante las preguntas más o menos molestas de los que protestan respondiendo a las personas con discapacidad que preguntan por dónde van a bajar", con las expresiones "que se tiren' o 'que colocará poleas para bajarlos con cuerdas" ha criticado la entidad. Asimismo, ha considerado que estos hechos "también demuestran que la figura de la defensora de las personas con discapacidad que unilateralmente estableció la Generalitat Valenciana no sirve para nada, pues esta protesta la debía haber hecho ella antes que el propio Cermi-CV".

Por ello, piden a las autoridades que tomen "la correspondiente nota" y al PP que pida "disculpas a la sociedad valenciana y con ella a sus dignos votantes y a las personas con discapacidad, asegurando que actos así no se van a repetir".

"Rus, con actos así, usted desacredita la buena labor que mucha gente, tanto de su partido como de la oposición, está haciendo por la auténtica integración de las personas con discapacidad. Esperamos que reconozca su error y que dé satisfacción como corresponde a un presidente de Diputación", han exigido al responsable de la corporación provincial.

El presidente de la Diputación de Valencia, ante la divulgación de las críticas de Cermi-Cv, ha subrayado en un comunicado su "respeto escrupuloso" hacia las personas con discapacidad y ha asegurado que emprenderá acciones legales "contra quien falte a la verdad", sin especificar más. Según la nota, Rus denuncia que "todo este revuelo" montado "es fruto de la inminencia electoral". El dirigente popular lamenta que "de cara a elecciones, algunas personas solo quieran dedicarse a injuriar y manipular, incluso, utilizando a los ciudadanos vulnerables". El presidente provincial del PP asegura que buscará una solución al problema de acceso, aunque cueste medio millón de euros, como afirmó un asistente al acto.