Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia dicta que la procesión atea "daña" la libertad religiosa

El TSJM respalda la decisión de la Delegación del Gobierno de prohibir la manifestación.- Una juez del tribunal vota en contra de la sentencia

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha escrito el último capítulo de la polémica creada en torno a la procesión atea de Lavapiés. Hoy no habrá procesión atea. Y ya no hay marcha atrás. El tribunal ha respaldado la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid de prohibir la manifestación después de estudiar el recurso presentado por los convocantes.

A poco más de 24 horas de que las procesiones del Jueves Santo tomasen la calle, el TSJM ha evitado que las tradicionales católicas compartan espacio con la manifestación atea convocada por varias asociaciones. El tribunal ha desestimado el recurso presentado por los convocantes y ha ratificado las 11 razones que el pasado jueves dio la Delegación para no autorizar la marcha.

La sentencia recoge que la prohibición de la manifestación se basa en dos hechos: la colisión de la misma con el derecho fundamental de libertad religiosa y la posible alteración del orden público.

Dos de los cinco magistrados que firman la resolución han emitido sendos votos particulares. La juez Ángeles Huet de Sande entiende que la prohibición se basa en "meras conjeturas o hipótesis y no en hechos ciertos y objetivos". Considera, por tanto, que la decisión de la Delegación de Gobierno vulnera el derecho fundamental de reunión y que debería anularse. Por su parte, el juez José Luis Quesada comparte la sentencia por causa de la "colisión" de la procesión atea con el derecho de libertad religiosa, pero no por el hecho de que la protesta sea una "ofensa inadmisible".

El pasado lunes, tres miembros de la Asamblea vecinal La Playa de Lavapiés declararon ante el tribunal para tratar de rebatir las razones de la Delegación. Entre otras, que el recorrido propuesto discurría por una zona con "múltiples parroquias", con nombres de calles "relacionados con la simbología católica" o su coincidencia en tiempo y lugar con las tradicionales procesiones católicas. Los convocantes trataron de demostrar también su desvinculación con el colectivo Ateos en Lucha, que aunque en un principio sí se adhirió a la convocatoria, fue invitado a irse después de que su portavoz dijera en una radio local que su intención era "castigar a la conciencia católica y hacer daño".

Tanto la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL) como la Asamblea Vecinal se han desmarcado siempre de esas declaraciones al asegurar que su intención con la marcha atea era la de hacer una crítica a la Iglesia como institución, pero nunca "ofender a las creencias religiosas de las personas". El TSJM considera, sin embargo, que en la entrevista de radio "se ponen de manifiesto el carácter e ideas" de la convocatoria del acto que, según la sentencia, "se va a materializar mediante un castigo a la conciencia católica haciendo saño a la misma". Además, asegura que existe una "real y no hipotética" vulneración del orden público por posibles altercados dado que el Jueves Santo tiene "especial significación para la religión católica".

Los organizadores de la marcha se han mostrado "sorprendidos" por la decisión judicial. El presidente de la AMAL, Luis Vega, ha asegurado que tenían la "esperanza" de con el tema fuera del "ámbito político", la Justicia les diera la razón. "Es un mazazo por la Constitución en el punto de que España es un estado aconfesional y porque conculca el derecho de manifestación", ha añadido Vega, que considera que "la Semana Santa se ha privatizado y se ha vendido a la Iglesia católica".

El asunto ha sido la primera polémica a la que ha tenido que enfrentarse la nueva delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, que tras alegar que tomar una decisión sobre la procesión atea no entraba entre sus competencias, acabó prohibiendo el acto. Por el informe desfavorable del Ayuntamiento de Madrid, contrario desde el primer momento a la marcha, por ser Jueves Santo, por coincidir con procesiones católicas "cuyos recorridos ya son conocidos desde hace años" o por la gran afluencia de público y la "necesaria protección de la imagen turística de la ciudad".

Con el respaldo del TSJM a la decisión de Carrión, los convocantes no saldrán hoy a la calle pero ya planean otra protesta, y no en Jueves Santo. El presidente de AMAL asegura que solicitarán una autorización para manifestarse el próximo 13 de mayo en protesta por el "recorte de las libertades" y contra la decisión "política" de prohibir el acto.

La procesión atea ha pasado esta semana de protagonizar el debate político a librarse en los pasillos de los juzgados. Además de la decisión del tribunal madrileño, este martes la magistrada del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, que había abierto diligencias por considerar que el acto podía incurrir en una infracción penal, solicitó a la Delegación del Gobierno en Madrid que se le transmita "cualquier incidencia" que se produzca durante la Semana Santa en relación a la marcha prohibida. La juez Coro Cillán se declaró competente en el asunto después de la denuncia interpuesta por 10 personas a título individual contras la Asamblea Vecinal La Playa de Lavapiés, la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL) y el colectivo Ateos en Lucha por un delito de "escarnio religioso".