Barcelona prohíbe ir desnudo o en bañador por la calle

La norma, apoyada por PSC y CiU, establece multas de 120 a 500 euros

CAMILO S. BAQUERO Barcelona 29 ABR 2011 - 11:05 CET

Barcelona dejará de ser permisiva con el nudismo por la vía pública. El Partit dels Socialistes (PSC)y Convergència i Unió (CiU) han aprobado esta mañana en un pleno extraordinario del Ayuntamiento una normativa que permitirá multar a quien vaya desnudo por la calle y, también, a quien solo lleve un bañador.El PP se ha abstenido y ERC e ICV han votado en contra. Los ecosocialistas consideran la norma innecesaria y una carga para la Guardia Urbana. La norma entrará en vigencia antes de las elecciones del 22 de mayo.

El texto, que forma parte de la Ordenanza de Civismo, establece multas de 300 a 500 euros por ir desnudo, y de 120 a 300 euros por ir en bañador en las calles que no sean colindantes con la playa o el paseo marítimo. Antes de aplicar las multas, la Guardia Urbana pedirá a los infractores que se pongan la ropa. Si el nudista decide vestirse, se salvará del pago. El texto establece que "los agentes de la autoridad recordarán en primer lugar a los infractores que su conducta está prohibida, y solo si la persona persiste, se sancionará". Según fuentes del Ayuntamiento, se desarrollará una campaña informativa tanto para turistas como para los vecinos de la ciudad.

La teniente de Alcalde, Assumpta Escarp, ha asegurado que la norma obedece a una necesidad de "anticiparnos a un hecho que puede ser conflictivo" y ha explicado que en ningún momento busca "decir cómo hay que vestirse". Por su parte, el ecosocialista Ricard Gomà, en el Gobierno, ha calificado la decisión de "demagogia punitiva" y ha puesto en duda su eficacia. "Se castigará con la misma dureza ir a 80 kilómetros por hora por la calle de Sants que andar en bañador por la ciudad", ha dicho el regidor.

El PP, por su parte, ha atacado el texto aprobado por considerarlo poco efectivo, no sin antes ponerse la medalla de ser el partido que inicialmente propuso el debate. Alberto Fernández ha utilizado un símil deportivo para describir la aplicación de la norma. Según él, es necesario sacar la tarjeta roja (multar) y no la amarilla (advertir antes de la multa). Finalmente, Jordi Portabella (ERC) ha criticado la norma: "Esto regula la moda. Si hoy fuera hace 20 años, estaríamos prohibiendo la minifalda", ha dicho.

Otras noticias

La nueva normativa de Barcelona prohíbe ir desnudo por la calle y también sanciona a quien vaya en bañador. / EL PAÍS

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana