La NASA planea una nueva nave tripulada para viajes lejanos

En el vehículo podrán ir cuatro astronautas en misiones de 21 días y regresará a la Tierra amerizando en el Pacífico

  • En el vehículo podrán ir cuatro astronautas en misiones de 21 días y regresará a la Tierra amerizando en el Pacífico
ALICIA RIVERA Madrid 24 MAY 2011 - 21:42 CET

Justo cuando están a punto de pasar a la historia los transbordadores espaciales y la NASA afronta profundas transformaciones de sus planes, el director de la agencia, Charles Bolden, ha anunciado el desarrollo de una nueva nave espacial tripulada, denominada de espacio profundo, en la que los astronautas podrán llegar mucho más allá de los 300 o 400 kilómetros de distancia de la Estación Espacial Internacional (ISS). El vehículo tripulado multipropósito (MPCV, en sus siglas inglesas) alojará a cuatro personas en misiones de 21 días de duración, y la cápsula de regreso utilizará el viejo método de caída en el mar, en concreto en el Pacífico, frente a las costas californianas, según han especificado los responsables del programa.

La futura nave tendrá un volumen presionado de 20 metros cúbicos y un espacio habitable de nueve metros cúbicos; el contratista principal para su desarrollo es la empresa Lockheed Martin Corp. El objetivo es que el MPCV sea diez veces más seguro para la tripulación que los transbordadores, según informa la NASA. Debe ser diseñado para viajes largos, pero también podría ser utilizada para enviar cargas y astronautas a la ISS. El plan oficial es que esté lista para 2016, pero los expertos consideran que exigirá algo más de tiempo, señala Space.com.

Los especialistas no parten de cero en el diseño de esta nueva nave, sino que se basan en los desarrollos de la cápsula Orión que formaba parte del programa Constellation, puesto en marcha por el presidente George Bush con el objetivo de regresar a la Luna y emprender después misiones tripuladas a Marte y que fue después cancelado por su sucesor Barack Obama. Ese programa contaba con dos nuevo cohetes denominados Ares-I (lanzador ligero) y Ares-V (lanzador pesado), el segundo de los cuales podrían lanzar módulos lunares.

Un comité de expertos aconsejó abandonar el Constellation, insuficientemente financiado, y encargar a la industrial privada el desarrollo de cohetes para la ISS. Así, la NASA podría enfocar sus esfuerzos en la exploración espacial más lejana que la órbita baja de la estación espacial. Obama, entonces, encargó a la NASA desarrollar un nuevo plan, con el objetivo de enviar astronautas a un asteroide primero (hacia 2015) y a Marte después (2030). El MPCV se inscribe en ese plan. Además, la NASA está trabajando en un nuevo cohete pesado.

"Estamos comprometidos en la exploración tripulada más allá de la órbita baja terrestre y en el desarrollo de la siguiente generación de sistemas para alcanzarlo", ha declarado Bolden. El Congreso perfiló el año pasado para la agencia "una ruta clara, pasando al sector privado la responsabilidad del transporte a la ISS, de manera que podamos dedicarnos a la exploración del espacio profundo", explica el director de la NASA.

Otras noticias

Ilustración del futuro vehículo tripulado multipropósito (MPCV), de la NASA, en el que los astronautas podrán realizar misiones de tres semanas de duración. / NASA

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana