Crisis alimentaria

Alemania defiende "la alerta inmediata" porque "se hallaron patógenos en los pepinos españoles"

El Gobierno no descarta emprender acciones contra las autoridades de Hamburgo.- Rubalcaba confía en que hoy "se levante la alerta" porque hay "una evidencia clara" de que el brote de 'E.coli' no proviene de España

EL PAÍS | AGENCIAS Madrid 1 JUN 2011 - 15:55 CET

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado hoy que el Ejecutivo no descarta emprender "acciones contra las autoridades de Hamburgo que han puesto en tela de juicio la calidad de nuestros productos", en referencia a la alarma desatada en toda Europa al atribuir Alemania a pepinos procedentes de España un brote letal de la bacteria E.colique ha hundido parte de la huerta y los invernaderos españoles. Alemania exculpó ayer a España de ser el origen de la infección, que ha causado 15 muertos en el país centroeuropeo y uno en Suecia. El Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, ha vuelto a defender hoy su actuación, asegurando que las autoridades sanitarias de Hamburgo han gestionado la crisis "realmente bien".

"Se habían encontrado patógenos de E.coli en los pepinos españoles" y, en virtud de las normas de la Unión Europea, "había que emitir una alerta inmediata", ha asegurado la ministra para la Protección del Consumidor alemana, Ilse Aigner, en declaraciones a la ZDF. Así pues, las autoridades sanitarias de Hamburgo se comportaron "realmente bien", ha agregado.

Ayer, la senadora (ministra) de Sanidad de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storks, que la semana pasada atribuyó el origen del brote a hortalizas españolas y holandesas en las que se había detectado E.coli, dio a conocer nuevos informes que demuestran que dos de las tres muestras de pepinos españoles analizadas no comparten la misma cepa que la que afectó a las personas enfermas. Y pidió más tiempo para ofrecer los resultados sobre la tercera muestra de pepinos españoles y sobre la holandesa.

En declaraciones a la cadena SER, Rubalcaba ha señalado que las autoridades alemanas "tienen un problema" porque "no saben dónde está" el foco del brote y ha confiado en que hoy "se levante la alerta" en Europa hacia los pepinos españoles porque hay "una evidencia absolutamente clara" de que la contaminación no proviene de España. "Aquí no ha habido un solo caso. Eso quiere decir que la bacteria no está en España y si no está en España, no proviene de España, ni ha estado ni se le espera", ha aseverado. Rubalcaba ha apuntado que esa ha sido la tesis que ha defendido el Ejecutivo ante Alemania "desde el primer día", nada más tener conocimiento de las declaraciones de la senadora de Hamburgo culpando a los pepinos españoles de la infección.

El vicepresidente ha defendido la actuación del Gobierno en esta crisis, ha hecho hincapié en que ha estado con los agricultores afectados "desde el primer momento" y ha recordado que el pasado viernes las ministras de Sanidad, Leire Pajín, y Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, informaron de las primeras gestiones del Ejecutivo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El titular de Interior ha abogado por el lanzamiento de una campaña de imagen de defensa de los productos hortofrutícolas españoles, que "son excelentes", ha dicho, y que compiten en los mercados con "muy buen precio". Por ello, "arropado bajo el nacionalismo, a veces lo que se encuentra es la competencia contra productos que son buenos y baratos", ha manifestado.

Petición de indemnizaciones

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha anunciado que la Abogacía del Estado está estudiando todas las acciones legales disponibles para pedir indemnizaciones por los "perjuicios" al sector hortofrutícola español. A su juicio, parece "evidente" que se ha desatado "una alerta sin fundamento". Según Caamaño, las normas de la Unión Europea permiten emitir una alerta inmediata, pero ha enfatizado que, "obviamente", "quien la pone en marcha tiene que asumir unas responsabilidades".

Desde México, donde se encuentra para una visita de trabajo de dos días, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha afirmado que España analizará los daños ocasionados por la alerta sanitaria y la posibilidad de "pedir una indemnización" a la Unión Europea para los agricultores que se han visto afectados. "Ahora lo que esperamos, en primer lugar, por un motivo de seguridad alimentaria, es que se determine dónde está el origen de la infección para que se pueda atajar", ha indicado Jiménez. Posteriormente, habrá que "evaluar si España estaría en condiciones de pedir una indemnización a la UE para contrarrestar el daño pecuniario que hayan sufrido nuestros productores", ha añadido. La ministra española ha subrayado que España, "desde el primer momento, pidió a la UE cautela a la hora de señalar a un país u otro como responsable de la causa de la bacteria".

La Comisión Europea dispone de mecanismos de indemnización para compensar las pérdidas por la alarma desatada en Europa por la crisis de los pepinos, mecanismos que pueden cubrir hasta el 5% de la producción anual de las cosechas siniestradas y que está estudiando el Ejecutivo comunitario. Como de esa cobertura solo se pueden beneficiar los agricultores pertenecientes a organizaciones de productores, la Comisión está también analizando vías de emergencia para socorrer a quienes trabajan como independientes, según el comisario de Agricultura, el rumano Dacian Ciolos.

"Mucha crítica que hacer"

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado en declaraciones a Telecinco que la senadora de Hamburgo ha cometido una "irresponsabilidad total" al atribuir a las hortalizas españolas el brote de E.coli. "Es un acto de una gravedad tremenda, que ha perjudicado mucho a un sector que genera un valor añadido en España muy importante, como es el hortofrutícola", por lo que el PP ha pedido al Gobierno que "exija compensaciones a la UE".

Tras comentar que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "ha perdido mucha credibilidad en el ámbito exterior" porque está "débil", Sáenz de Santamaría ha ofrecido la "fortaleza" del PP a nivel europeo y ha comentado que, cuando pase la "crisis del Gobierno", hablarán con el Ejecutivo ya que tienen "mucha crítica que hacer" sobre la crisis de los pepinos porque hasta una semana después no se tomaron "cartas en el asunto".

Otras noticias

Venta de pepinos en un puesto de verdura del mercado de Atarazanas de Málaga / GARCÍA SANTOS

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana