Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

La Comisión propondrá mañana "medidas concretas" para compensar a los agricultores

Las ayudas irían destinadas tanto a los afectados por el brote de 'E.coli' agrupados en organizaciones agrarias como a quienes trabajan como independientes.- Bruselas promete "ajustes" en el sistema de alerta sanitaria tras tomar nota del "profundo malestar" de España

La Comisión Europea (CE) confía en que los Veintisiete alcancen mañana un acuerdo sobre el tipo de compensaciones que se concederán al sector hortofrutícola europeo tras la caída de las ventas por la alerta sanitaria por el brote de E.coli en Alemania, que ha afectado sobre todo al mercado español después de que Alemania atribuyera inicialmente el foco de la infección a pepinos procedentes de Andalucía. El asunto de las compensaciones se tratará en una reunión extraordinaria que celebrarán este martes los ministros de Agricultura y en la que la Comisión propondrá "medidas concretas" en favor de los agricultores, ha indicado hoy el portavoz de la CE Roger Waite. "Hay varias opciones legales abiertas", ha dicho, sin dar más detalles, aunque ha explicado que las ayudas se destinarían tanto a los afectados que están agrupados en organizaciones agrarias como a los que no forman parte de esos grupos.

El Ejecutivo comunitario dispone de mecanismos de indemnización para compensar las grandes pérdidas económicas causadas por la alarma desatada en toda Europa, mecanismos que pueden cubrir hasta el 5% de la producción anual de las cosechas siniestradas, informa desde Bruselas Ricardo Martínez de Rituerto. Como de esa cobertura solo se pueden beneficiar los agricultores pertenecientes a organizaciones de productores, la CE trata de habilitar vías de emergencia para socorrer a quienes trabajan como independientes.

En el caso de productores socios de alguna organización, es posible cubrir parte de los costes relacionados con la retirada de los productos del mercado, señaló el comisario de Agricultura, el rumano Dacian Ciolos, el pasado 31 de mayo. Sin entrar en detalles, fuentes de la Comisión apuntan que la indemnización no podrá superar el 5% de la producción de un año o el 15% de tres años. Las reclamaciones son estudiadas caso por caso por los responsables de la dirección general de Agricultura comunitaria. "Más problemático es ofrecer compensación a los agricultores no asociados", apunta la misma fuente.

"Ajustes" en el sistema europeo de alerta sanitaria

Un día antes de la reunión de Agricultura, Luxemburgo ha acogido este lunes el consejo de los ministros de Sanidad de los Veintisiete. En el mismo, el comisario europeo de Salud y Protección al Consumidor, John Dalli, ha señalado que habra "ajustes" en el sistema europeo de alerta sanitaria para favorecer que en el futuro las alertas sanitarias se activen en base a lo que exijan los datos científicos y "no por cualquier declaración". Con todo, Dalli ha evitado criticar explícitamente la respuesta alemana ante los primeros casos de infección por la bacteria E. coli, cuando las autoridades de este país apuntaron a unos lotes de pepinos españoles como origen de la contaminación. En la reunión, la ministra española de Sanidad, Leire Pajín, ha transmitido a sus homólogos europeos el "profundo malestar" de España por la actuación de Alemania en la crisis. Las mejoras en el sistema propuestas por España han encontrado el respaldo de Francia, Italia y Polonia, entre otros.

El mercado europeo se ha reabierto a las verduras españolas después de que los análisis realizados en Alemania demostraran que los pepinos españoles no estaban en el origen del brote, aunque las pérdidas para el campo español han sido cuantiosas. Alemania reveló ayer que tiene "indicios bastante claros" de que la fuente de la epidemia de Escherichia coli está en una plantación de brotes vegetales cercana a Hamburgo. Hay ya 23 muertos y 1.500 enfermos.

Varios países, empezando por Rusia, han prohibido la importación de verduras procedentes de la UE hasta que se aclare la situación. El Ejecutivo comunitario ha tachado de desproporcionados estos embargos y ha reclamado que se levanten de inmediato.