Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Drayton gana el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación

El estadounidense es el creador de Ashoka, la asociación de emprendedores sociales más grande del mundo

El estadounidense Bill Drayton, fundador y presidente de Ashoka, la asociación de emprendedores sociales más grande del mundo, ha obtenido hoy el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2011. Según fuentes de la Fundación Príncipe de Asturias, Drayton, nacido en Nueva York en 1943, ha resultado elegido por el jurado entre las 25 candidaturas de 18 países que ha habido este año.

El premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional está dotado con 50.000 euros y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró. Se destina a reconocer "a la persona, institución, grupo de personas o instituciones cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al mutuo conocimiento, al progreso o a la fraternidad entre los pueblos". En el palmarés de estos galardones figuran, entre otros, Nelson Mandela, Al Gore, Simone Veil, Mario Soares, Jacques Delors, Mijail Gorbachov, Lula da Silva, Isaac Rabin y Yaser Arafat, e instituciones como la Organización Nacional de Transplantes, la Fundación Bill y Melinda Gates o la Organización Mundial de la Salud.

"Estoy profundamente conmovido con la decisión del Jurado", ha dicho Drayton tras conocer la noticia a través de un comunicado. "Sé que en realidad es un reconocimiento a los extraordinarios emprendedores sociales en España y en todo el mundo, muchos de los cuales son amigos y colegas. España, una vez más, está abriendo una nueva oportunidad maravillosa". Drayton añade en su comunicado: "Cuanto más rápido cambia el mundo, más importante es que vayamos más allá de dar peces o ayudar a la gente a aprender a pescar. Debemos cambiar constantemente la industria pesquera. Y eso requiere de Emprendedores. Además, tenemos que asegurarnos de que cada cambio es para el bien común. Por eso el mundo necesita emprendedores sociales -hombres y mujeres cuyas vidas, y por lo tanto sus trabajos, son para el bien de todos-. Les necesitamos individualmente y como una gran comunidad que trabaja junta".

Drayton estudió en Harvard, Yale y Oxford, y trabajó 10 años en la consultora McKinsey, pero ha estado vinculado toda su vida al movimiento de los derechos civiles. Entre 1977 y 1980 trabajó en la Agencia de Protección Ambiental de EE UU, donde puso en marcha, entre otras reformas, proyectos de reducción de emisiones contaminantes (que fueron la base del protocolo de Kyoto).

En 1981 decidió crear Ashoka, una comunidad de casi 3.000 emprendedores sociales innovadores de 70 países que impulsa las ideas más importantes e innovadoras de transformación social. Ashoka apoya a los emprendedores sociales a poner en marcha sus innovaciones, a extenderlas por el mundo y a colaborar entre ellos para conseguir el mayor impacto social posible.

Drayton acuñó el término emprendedor social para referirse a personas que se enfrentan de manera innovadora a resolver los problemas más importantes de la sociedad. Ashoka lleva ocho años en España promoviendo y apoyando a emprendedores sociales españoles. Cuenta con una red de 21 personas que trabajan, entre otros, por la integración de inmigrantes, la protección de los bosques, los jóvenes emprendedores, la recuperación de las personas que han sufrido abusos, la promoción de un ocio que incluya a personas con discapacidad intelectual, etcétera.