Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un eclipse total de Luna, visto desde toda España

El momento de mayor oscuridad se alcanzó a las 22.14.- La costa mediterránea y las Islas Baleares, las zonas desde donde mejor se contempló el fenómeno. - En Cataluña es donde se ha podido apreciar con más nitidez y en Tenerife donde menos, por las nubes

Sucesión de imágenes del eclipse lunar vistas desde Valencia.
Sucesión de imágenes del eclipse lunar vistas desde Valencia. JULIÁN ROJAS

La Tierra se ha interpuesto esta noche entre el Sol y la Luna, y la sombra del planeta azul ha ido poco a poco ocultando el satélite hasta taparlo por completo. Este eclipse lunar total alcanzó su punto máximo a las 22.14, hora peninsular española, y ha sido visible en toda Europa, África, Asia y Oceanía. En España, la zona donde mejor se ha podido observar el ciclo completo del eclipse fue en el extremo más oriental (costa mediterránea e Islas Baleares). En el resto de la península y Canarias pudo contemplarse, excepto su comienzo, todo el proceso.

La duración del eclipse ha sido de una hora y 41 minutos (desde las 21.22 hasta las 23.03), aunque todo el proceso, incluidas las fases anteriores al eclipse propiamente dicho (contactos con la penumbra y con la sombra), durará más de cinco horas (desde las 19.25 hasta las 01.01), según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional.

Pero el cielo no ha sido esta noche el mejor aliado para contemplar el eclipse total de luna, ya que las nubes han impedido a los miles de científicos y aficionados que se han concentrado en numerosos espacios abiertos del país disfrutar de un espectáculo que no se volverá a repetir hasta el 27 de julio de 2018.

Como ocurrió el pasado 4 de enero, cuando las nubes frustraron el primer eclipse del año -aunque en aquella ocasión se trató de uno parcial de sol- el cielo ha estado hoy muy nuboso en grandes áreas de la península y en los archipiélagos.

Los más afortunados han sido los ciudadanos que han seguido el eclipse desde el cuadrante noreste -algunos observatorios catalanes han ofrecido las imágenes más nítidas- y en menor medida los que se han reunido en la cima más alta del país, el Teide (Tenerife), aunque las nubes han impedido allí la observación continuada.

A diferencia de los eclipses solares, los eclipses lunares no entrañan ningún peligro para la vista y no requieren, para su observación, ningún tipo de filtro. En un eclipse total de Luna, esta no se oscurece por completo, según ha explicado el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC). Los rayos del Sol, refractados en la atmósfera terrestre, pueden iluminar la superficie lunar, que podrá verse en tonalidades rojizas desde la Tierra.

Desde algunas zonas de España el eclipse "será muy bonito", vaticinaba Francisco Ocaña, de la Asociación de Astrónomos Aficionados (Asaaf) esta tarde. Uno de estos puntos de interés es Madrid, ya que la Luna sale por el horizonte ya eclipsada. Tenerife ofrece otra imagen única, pues la sombra del Teide sobre la atmósfera, coincidiendo con el atardecer, apunta directamente a la Luna eclipsada en una alineación casi perfecta. Este doble espectáculo se produjo el pasado 21 de diciembre (aunque las condiciones atmosféricas no permitieron su observación en condiciones idóneas) y no volverá a observarse en la isla hasta 2014, según el IAC.

La asociación científico-cultural Shelios y el grupo Cíclope de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con el IAC, retransmiten en directo el eclipse lunar de hoy desde el Parque Nacional del Teide a través de la página web http://www.sky-live.tv/

El Observatorio Astronómico Nacional recuerda que en un año se producen entre cuatro y siete eclipses, incluyendo los de Sol y los de Luna. Normalmente suelen ir acompañados, de forma que uno se produce medio ciclo lunar después que el otro. De hecho, el eclipse de luna de hoy va acompañado de dos eclipses parciales de Sol: el eclipse del pasado 1 de junio, que fue visible en el Este de Asia y en los extremos más septentrionales de Norteamérica y Europa; y el eclipse del próximo 1 de julio, que podrá observarse en el sur del Océano Índico y en la Antártida.