Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un superordenador japonés, el más rápido del mundo

El primer español de la lista Top 500 es el Magerit, de la Universidad Politécnica de Madrid, y ocupa el puesto 136

Un superordenador japonés capaz de realizar más de ocho cuatrillones de operaciones por segundo (ocho petaflops) es el nuevo número uno de la lista Top500 de clasificación internacional de las máquinas más veloces. El líder se llama K computer, es un desarrollo conjunto de Fujitsu y la fundación Riken y con él Japón regresa a la cabecera de la lista Top500, desde que fue destronado del número uno en 2004. Por primera vez, los diez primeros ordenadores de Top500 están en el rango de los petaflops y Estados Unidos tiene cinco, mientras que Japón tiene dos, China otros dos y Francia, uno. La máquina española mejor situada es la Magerit, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que ocupa el puesto 136, y la delCentro de Supercomputación de Barcelona, el 171.

El ranking de los ordenadores más rápidos se basa en la velocidad alcanzada por cada máquina ejecutando una aplicación denominada Linpack, desarrollada para solucionar determinados sistemas de ecuaciones. La lista Top500 se empezó a realizar en 1993 y se actualiza dos veces al año (en junio y en septiembre). De los 500 superordenadores, 256 están en Estados Unidos (frente a 274 en la clasificación anterior) y 125 están en Europa; en Asia hay 103 (aumentando desde los 84 previos) y de ellos 62 están en China (antes 42) y 26 en Japón. En cuando a Europa, Alemania, Reino Unido y Francia tiene 30, 27 y 25 superordenadores, respectivamente.

El más rápido, el K computer, aún en fase de configuración y tiene 68.544 CPU (unidad central de procesamiento), con un rendimiento de 8.162 petaflops. Cuando su configuración esté completa, en 2012, debe lograr un rendimiento de 10 petaflops, según se ha diseñado, informa Fujitsu en un comunicado. Su desarrollo se inscribe en la iniciativa de infraestructuras informáticas de alto rendimiento liderada por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, ciencia y Tecnología de Japón.

El Magerit de la Universidad Politécnica de Madrid, clasificado con 72,03 teraflops, "es capaz de proporcionar una potencia pico de cálculo de 103,4 teraflops (103.400.000.000.000 operaciones por segundo) sin necesidad de tecnologías aceleradoras específicas, lo que le confiere una facilidad de programación", según explica dicha institución. La máquina esta basada en la arquitectura Power7 de IBM. "La supercomputación es un área estratégica para el desarrollo técnico y científico", comenta el rector de la UPM, Javier Uceda. "Es un instrumento fundamental para el avance del conocimiento y juega un papel equiparable a lo que fue en su día el microscopio o el telescopio".

El Magerit, instalado en el Centro de Supercomputación y Visualización de Madrid, en el Campus de Excelencia Internacional Montegancedo-UPM, se utiliza en muy diversas áreas, desde ciencias básicas hasta simulaciones financieras, genómica, neurología, diseño de nuevos fármacos, ingeniería, simulación climática, diseño avanzado de ingeniería, etcétera. Aunque destinado fundamentalmente a los proyectos de la UPM, un 20% de su potencia de cálculo se cede a la Red Española de Supercomputación (RES). "Cualquier investigador español puede solicitar tiempo de cálculo y su petición será estudiada y valorada por el comité de acceso a la RES", explica la UPM.

Más información

  • El primer español de la lista Top 500 es el Magerit, de la Universidad Politécnica de Madrid, y ocupa el puesto 136