Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida del Misuri alcanza una central nuclear en Nebraska

Las aguas del río han alcanzado niveles históricos debido a las fuertes lluvias que han inundado las vecinas Dakotas

La crecida del río Misuri a su paso por Nebraska ha provocado que el muro de contención que protegía una planta nuclear a las afueras de la ciudad de Omaha se derrumbase en parte y el agua accediese a la central. "Todo está seguro y estable", ha declarado el portavoz de la Comisión Reguladora Nuclear (NRC, siglas en inglés), Victor Dricks. Aun así, se ha anunciado una visita del presidente de la NRC, Gregory Jaczko, al lugar aunque se hizo notar que formaba parte de una agenda ya programada con antelación.

Las aguas del Misuri han alcanzado niveles históricos debido a las fuertes lluvias que han inundado las vecinas Dakotas y desde hace días existía la amenaza de que la instalación nuclear -que se compone de dos plantas- se viera afectada. Desde la NRC se insiste en que los reactores de la central de Fort Calhoun no han sido afectados. Esta planta mantenía desde abril su actividad parada debido a que se estaba recargando de combustible.

La otra instalación, conocida como Cooper Nuclear Station, está situada en una zona más elevada y continúa operando con normalidad. Las inundaciones son siempre un factor de riesgo con el que hay que contra en las centrales nucleares pero desde el terremoto de Japón que provocó la tragedia de Fukushima todas las alertas y precauciones parecen pocas.

La caída del muro de contención no afectó el enfriamiento del reactor cerrado o el enfriamiento del estanque de combustible gastado, pero se cortó el suministro de electricidad después de que el agua rodease los transformadores eléctricos principales, dijo la NRC. Generadores de emergencia alimentaron la planta hasta que se conectó un suministro eléctrico externo la tarde del domingo, según el Distrito Eléctrico Público de Omaha (OPPD).

La comisión federal tenía inspectores en la planta, situada a 32 kilómetros al norte de Omaha -la ciudad más poblada de Nebraska-, cuando el muro de más de 600 metros de largo colapsó en la madrugada del domingo. El agua rodeo los edificios auxiliares y de contención en la planta, se indicó en un comunicado en el que la RNC insiste en que esa barrera de contención no es fundamental para la protección de las instalaciones nucleares.