Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades alemanas cierran una escuela tras varios casos de E.coli

Ya son 48 los muertos a causa del brote de la bacteria. - Rusia levanta el veto de importaciones a Holanda y Bélgica y deja a España en espera

El gobierno alemán ha cerrado un centro escolar situado en Altenbeken, al oeste del país, después de que tres alumnos y tres trabajadores que preparan la comida cayeran enfermos con la cepa de E.coli que ha provocado la muerte de 48 personas.

La escuela estará cerrada durante una semana - más o menos el tiempo de incubación de la bacteria-, para así evitar la propagación de la infección según han explicado las autoridades locales. Las autoridades sanitarias responsables han considerado que una mala higiene de los escolares y el personal del comedor del colegio han contribuido a la propagación de la bacteria. La causa del contagio, una vez más, fueron los brotes vegetales.

"Podría ser muy posible que los niños se infectaran de alimentos contaminados", ha señalado el responsable sanitario del área, Georg Allen, aunque ha añadido que también se pudo deber a que los trabajadores o alumnos no se lavaron las manos tras ir al baño.

Hasta la fecha, más de 4.000 personas en Europa y América del Norte se han contagiado con la bacteria, en todos los casos tras viajar, vivir o salir de Alemania. La tasa de contagio ha descendido considerablemente desde que alcanzara su punto álgido el pasado mayo.

Rusia deja a España en espera

Rusia ha levantado la prohibición sobre las importaciones de hortalizas desde dos países de la Unión Europea, Holanda y Bélgica, y dejó a España y otros cuatro miembros de la UE en lista de espera para acceder a su mercado."Tras una evaluación de los expertos, hoy hemos permitido las importaciones desde Holanda y Bélgica", ha anunciado el jefe del Servicio Epidemiológico de Rusia, Guennadi Oníschenko, citado por las agencias rusas.

Las primeras importaciones autorizadas tras casi un mes de prohibición proceden de los países con los que Rusia ha mantenido conversaciones bilaterales sobre la seguridad de su producción. El responsable ruso ha explicado que la decisión de permitir la entrada de productos de Holanda y Bélgica obedece a la "confianza que infunden sus laboratorios" y a la ausencia de enfermos en esos dos países.

La causa del veto fue el brote infeccioso iniciado en Alemania que ya se ha cobrado más de 40 muertos. Las primeras medidas restrictivas aplicadas por Rusia afectaron a las hortalizas de España y Alemania debido a las falsas informaciones de las autoridades alemanas sobre el origen de la infección, que en un primer momento se atribuyó a los pepinos españoles.

La prohibición de la entrada de suministros españoles y alemanes fue dictada el pasado 30 de mayo, veto que tres días más tarde fue ampliado a toda la Unión Europea. El jefe la misión de la UE en Moscú, el español Fernando Valenzuela, se ha mostrado sorprendido por las declaraciones del jefe sanitario ruso. El embajador de la UE ha subrayado que "si llega un cargamento con la documentación acordada, tiene que entrar, porque ése es el acuerdo".