Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo uno de cada 10 de los mejores alumnos madrileños quiere ir al instituto de excelencia

2.278 estudiantes se examinan hoy para ser Premio Extraordinario de Educación Secundaria, requisito para acceder a uno de los 100 pupitres del nuevo Bachillerato.- Los primeros 25 también recibirán un viaje a Roma y mil euros

Los mejores estudiantes de Madrid aún no están de vacaciones aunque sea 7 de julio. Un total de 2.278 alumnos que han terminado la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) con más de un ocho en las materias fundamentales se están enfrentando esta mañana a su último examen. En juego están 25 premios extraordinarios, que incluyen un viaje a Roma y un cheque de 1.000 euros, como en los dos años precedentes. Pero el botín más preciado son las 100 plazas para el Bachillerato de Excelencia que se pondrá en marcha el próximo curso en el Instituto San Mateo, en el centro de Madrid. Es optativo y no todos ellos quieren ir a este centro, de hecho, solo un 9,2% lo ha pedido ya, en concreto 210. El que se lo haya pensado mejor, puede marcar la casilla del en la prueba de hoy.

La presidenta, Esperanza Aguirre, anunció la creación de este nuevo Bachillerato pionero en España en abril, en plena precampaña, cuyo fin es facilitar a los alumnos más capaces una enseñanza "más exigente". Criticado por la oposición y los sindicatos, que consideran que el esfuerzo se debe concentrar en evitar el abandono y el fracaso escolar, se impartirá en dos modalidades, Ciencias y Tecnología y Humanidades y Ciencias sociales y contará con un director, un programa y unos profesores especiales y adecuados a su nivel académico. Serán "mejores profesores del sistema", que contarán además de los medios tecnológicos "más avanzados".

"No se diferenciará en gran cosa"

El examen de hoy es un requisito indispensable para estudiar el año que viene rodeado de los mejores alumnos de la región, y solo los que saquen las mejores puntuaciones podrán optar a una plaza. La Consejería de Educación planea hacer cuatro o cinco grupos en el San Mateo, lo que incluirá a unos cien alumnos. La viceconsejera de Educación, Alicia Delibes, ha explicado esta mañana, en su visita a uno de los institutos donde los chavales contestan a las preguntas, que 210 de ellos ya solicitaron en el formulario para presentarse a la prueba plaza en el San Mateo. Delibes no considera que este sea un número bajo "teniendo en cuenta" que solo va a haber 100 plazas habilitadas. De estos dos centenares de alumnos, la mayoría son de Ciencias y más de la mitad de Madrid capital. Este número, en todo caso, no está cerrado y la Comunidad confía en que, en la propia prueba y también tras los resultados de esta, otros alumnos se animen. Hasta los primeros días de septiembre permanecerá abierto el plazo de matrícula para estudiar esta modalidad.

Delibes ha aclarado también que no se diferenciará de la modalidad clásica "en gran cosa" y que "sencillamente" se les exigirá más a los alumnos que lo estudien por sus condiciones. A la prueba de hoy no se presenta cualquiera: el requisito indispensable es haber acabado el pasado junio cuarto curso de Educación Secundaria con Mención Honorífica. Los estudiantes se están examinando desde las nueve y media de la mañana en siete centros de toda la región -Madrid (uno), Leganés (tres), San Sebastián de los Reyes (uno), Alcalá de Henares (uno) y Pozuelo de Alarcón (uno)- y durante tres horas y media tendrán que demostrar sus destrezas en lengua, ciencias sociales, matemáticas y lengua extranjera. Los resultados se conocerán el 18 de julio y unos días después la presidenta regional, Esperanza Aguirre, entregará los galardones.

Padres convencidos de que les bajará la nota

Esperando a que su hijo termine, sentada pacientemente en un banco del instituto Virgen de la Paloma de la capital, Marta Ramírez, comenta que le ha aconsejado que no vaya al instituto de los mejores porque opina que puede ser contraproducente y acabar "haciendo que baje su media nota". En contra de la opinión de su madre, el niño ha escogido hacerlo y si lo logra, entrará en el San mateo a partir de septiembre. A su lado, Miguel Rupérez explica que su hijo también se va a apuntar pero en su caso ni padres ni hijo lo tienen claro. El padre duda que "exigirle más" le beneficie porque "aunque aprenda más, le puede bajar la nota media".

¿Y los aludidos, qué opinan? En un receso tras hacer la prueba de Lengua y Ciencias Sociales, la Comunidad ha prestado a los medios a dos alumnos, chico y chica, para una pequeña entrevista. El primero se llama Andrés Mateo y tiene 16 años. Afirma que "principalmente" viene por los premios extraordinarios pero que, en el caso de que supere las pruebas, supone que sí que entrará en el Bachillerato de Excelencia porque, en su opinión, le "van a preparar mejor". Cree que en el examen iban a pillarlos porque le han resultado "bastante difíciles". "Era fácil sacar un seis pero no llegar a una nota alta", añade. El examen ha consistido en un comentario de texto de la obra de Lorca La casa de Bernalda Alba, un análisis sintáctico y preguntas sobre el poeta granadino. La chica es Marina Bercuso. "No he estudiado nada estas dos semanas", confiesa. Consiguió la mención honorífica al acabar la ESO pero no quiere acceder el bachiller especial: "La idea de separar a la gente en clase no me gusta". Reconoce que hace las pruebas por el viaje y los mil euros.

La Comunidad creó los Premios Extraordinarios de Educación Secundaria en 2009 en reconocimiento al mérito de los estudiantes y como estímulo para que prosigan los estudios tras la educación obligatoria. La edición de este año ha marcado un récord de alumnos inscritos, con 724 más que en 2010. Entre ellos están, además de los integrantes de una expedición a Roma, las caras de la primera generación de bachilleres excelentes.