Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una multitudinaria asamblea de docentes decide convocar huelga el día 14

Unos 2.000 profesores debaten durante cinco horas el calendario de las protestas y, en principio, el curso comenzará con un paro.- Figar enviará inspectores a todos los institutos para controlar los horarios de los docentes

El curso escolar comenzará en Madrid con huelga. O no. Eso es lo que han decidido más de 2.000 profesores tras cinco horas de intenso debate en una insólita y multitudinaria asamblea que se ha parecido mucho a las celebradas por el Movimiento 15-M, al imitar incluso los característicos símbolos de los indignados como el agitar de los brazos para apoyar las propuestas. Como todos los asistentes tenían posibilidad de hablar, se pusieron sobre la mesa multitud de argumentos, además de la propuesta oficial, es decir, la que llevaban bajo el brazo los sindicatos mayoritarios del sector -CC OO Enseñanza Madrid, ANPE Madrid, CSI-F Enseñanza Madrid, FETE Enseñanza Madrid y STEM Madrid-. Se lleve o no acabo de huelga, nunca antes se habían reunido tantos docentes en la capital para expresar su malestar por unas medidas que consideran "recortes" educativos. La convocatoria se produce después de que Esperanza Aguirre haya apelado por carta a su "sentido del deber" y les haya pedido "un mayor esfuerzo".

En principio, la huelga será el 14, como proponían los sindicatos, el mismo día en el que empieza el curso en Secundaria. Tras cinco horas de debate, a la asamblea le ha parecido bien esta fecha pero, aunque eran muchos los congregados, los docentes madrileños de secundaria suman 25.000, por lo que el éxito del paro no está asegurado. Para pulsar su opinión, esta semana se celebrarán claustros en todos los centros educativos. Después del sondeo, representantes y portavoces de esas asambleas se reunirán de nuevo para determinar si se sigue adelante con la fecha propuesta. Las opciones que se han escuchado esta mañana son muchas y muy diversas: pasan por avalar el 14, cambiar de fecha, ampliar el paro a varios días o, incluso, convertirlo en una huelga indefinida. En todo caso, los sindicatos van a preavisar a la administración de la convocatoria de huelga para el 14 para ajustarse a los tiempos que marca la ley, aunque luego se podría echar atrás.

Con estas acciones, la comunidad educativa quiere dar "un toque de atención" al Gobierno regional que, entre otras cosas, ha ampliado su horario de 18 a 20 horas lectivas. Eso no significa que solo trabajen 20 horas semanales, ya que están obligados por ley a dar tutorías, reuniones de departamento, guardias, preparación de clases o corrección de exámenes (hasta 37,5 horas semanales). Con el aumento de horas, la Consejería de Educación ha recortado las plantillas de los centros. Según los sindicatos se producirá una "pérdida de más de 3.000 puestos de trabajo, que afectará fundamentalmente a interinos. La consejería, que no da una cifra de los que se quedarán en la calle, asegura que deben ser menos porque dice que el curso pasado solo había 1.700 interinos contratados. Según estimaciones de Educación, el ahorro de la medida ascenderá a 80 millones.

La presión de los profesores, que se inició a mediados de veranos, ya ha dado algún resultado. La Comunidad ha rectificado en uno de los puntos más polémicos. Ya no se suprimirán las tutorías en Secundaria, como se había anunciado, sino que cada centro tendrá autonomía para organizarlas en función de las necesidades de sus alumnos. Para los sindicatos, sin embargo, la rectificación no es suficiente e insisten en que las medidas suponen "un retroceso de décadas en la atención educativa".

La cita de esta mañana ha comenzado media hora más tarde de lo previsto, las once de la mañana, en el Auditorio Marcelino Camacho, en la sede de CC OO de la capital. La masiva respuesta de los profesores ha hecho imposible que accedieran todos al recinto. Como solución, se han celebrado dos reuniones dos reuniones, una dentro, con al menos 1.500 personas, y otra en la calle Lope de Vega, con varios centenares. La policía ha tenido que cortar al tráfico la vía. Allí, unos 500 profesores han celebrado un debate paralelo con un megáfono. A dos voces, una dentro y otra fuera, y con tantas ganas de hablar, el proceso de poner en común el calendario y las medidas de movilización ha sido largo. En las primeras horas, la fecha del 14 de septiembre para la huelga en las enseñanza pública no universitaria ganaba fuerza. La idea era lograr un acuerdo y llevarlo a las asambleas de los centros, que debían decidir si finalmente se convoca.

El Follonero enciende a la asamblea

Entre otras medidas, se ha hablado de llevar a cabo una manifestación el mismo día 14 de la plaza de Neptuno a la calle Sevilla y se ha planteado una concentración el día 7 ante la consejería. Otra idea es que el día 12, cuando empiezan las clases en la Educación Infantil y Primaria, todos los profesores acudan con una camiseta verde que reza: "Soy escuela pública". Para debatir estas y otras cosas, a partir se mañana se empiezan a reunir las juntas de docentes y los claustros de profesores para decidir las acciones que van a llevar a cabo en cada centro, entre ellas la de cómo informar a las familias de lo que está sucediendo. "Nos estamos jugando el modelo con el que trabajamos, tenemos que estar todos currando a pie de calle", ha animado Héctor, portavoz de CC OO.

En plena asamblea, el humorista El Follonero, que protagoniza el programa Salvados, se ha puesto la camiseta verde y ha dicho usando un micrófono que "ya que hay recortes de docentes Francisco Camps podría ayudarles a dar clase de ética". Aunque a algunos les ha hecho gracia la ocurrencia, parte de la asamblea lo ha abucheado y ha tenido que irse.

Las horas han ido pasando y la pregunta seguía en el aire: ¿Habrá finalmente huelga de docentes? A las dos y media de la tarde, la asamblea de profesores seguía dando vueltas a la posible convocatoria. Una parte de los docentes quería votar ya la modalidad de la huelga, frente a otra que prefería esperar a ver qué deciden los claustros de los centros escolares. Como no han llegado a un acuerdo no se ha votado, lo que ha hecho que algunos personas abandonaran la sala enfadadas.

Para tratar de consensuar algún acuerdo de mínimos se ha decidido que durante esta semana se celebren asambleas en todos los centros escolares para estudiar posibles movilizaciones y pasar una especie de "referéndum" a los docentes para medir la respuesta a la huelga. El día 8 se volverán a reunir sindicatos y portavoces de los centros para poner en común los acuerdos y ver el apoyo del profesorado al paro del 14. Si se presupone un fracaso, la fecha podría cambiarse, pero para ajustarse a los tiempos que marca la ley, los sindicatos harán ya una convocatoria formal de huelga para el primer día del curso. La idea es que en función del éxito, y de la respuesta de la Consejería de Educación a la medida de presión, se siga adelante con un calendario de protestas. Algunos hablan ya de encierros en centros escolares, acampadas o caceroladas.

Figar acusa a los profesores de perjudicar a las familias

Horas antes de que concluyera la asamblea, la consejera ha reiterado que su postura no es negociable y que, aunque se convocara huelga, las medidas se aplicarán. Es más, la consejera ha anunciado que a principios de curso enviará a los inspectores a los centros educativos para controlar los horarios. Los inspectores se asegurarán de que los planillos de todos los docentes estén bien elaborados y de que ningún profesor dé una materia que no sea la que le corresponde.

Si hay huelga, a juicio de la consejera, "lo único que van a hacer es perjudicar a las miles y miles de familias y no van a conseguir la rectificación del Gobierno (regional)", informa Europa Press. En una visita a un centro especial de empleo en el polígono industrial de Vallecas, Figar ha afirmado que confía en que los profesores "sean solidarios y comprendan lo que está haciendo la consejería". Aunque ha reconocido que lo que se les pide "es un esfuerzo", considera que es razonable. Ante los despidos de profesores interinos que auguran los sindicatos, Figar ha contestado que estos "no van a ser capaces de mostrar una carta de despido, porque no va a haber. Lo que hay es una menor necesidad de contratar interinos en septiembre".

El 15-M con la educación

En el Movimiento 15-M se ha hablado siempre de educación. La lucha por mejorar la calidad de la enseñanza comenzó con los primeros lemas de los indignados: "Menos policía y más educación". Creció con la creación de la comisión de educación, que estudia medidas para mejorar la calidad de la enseñanza, y se afianzó con la adhesión de numerosos profesores al movimiento. Pero la reunión de esta mañana para decidir el calendario de movilizaciones por los recortes anunciados por el Gobierno regional de cara al próximo curso ha puesto de relieve que el 15-M ya forma parte de la comunidad educativa de Madrid.

Los aplausos o los gritos, que se han oído en las primeras horas de asamblea, han acabado dando paso a los gestos propios de los indignados. Al final todos los docentes congregados han acabado asumiendo que no es necesario decir sí para mostrar aprobación y los brazos en alto con las manos agitándose han llenado el auditorio.

Como suele pasar en todas las asambleas del 15-M, la de los profesores también se ha acabado convirtiendo en esa especie de bucle del que no se puede salir sin consenso. Los sindicatos tenían su propuesta de huelga ya preparada. La fecha del 14 de septiembre, día que comienza el curso en los institutos, era conocida por todos. Pero cinco horas de debate casi se han quedado cortas para tomar una decisión. Numerosos docentes se han negado a apoyar la convocatoria de los sindicatos, invadidos por el espíritu 15-M. En sus turnos de palabra han evocado el ya reconocible "no nos representan" y han pedido una convocatoria que partiera de la "asamblea".

Al final, los convocantes han encontrado una fórmula a medio camino para evitar el fracaso de la reunión, que se ha palpado por momentos. Durante esta semana se celebrarán asambleas en todos los centros escolares para estudiar posibles movilizaciones y pasar una especie de "referéndum" a los docentes para medir la respuesta a la huelga. El día 8 se volverán a reunir sindicatos y portavoces de los centros para poner en común los acuerdos y ver el apoyo del profesorado al paro del 14. Si se presupone un fracaso, la fecha podría cambiarse, pero para ajustarse a los tiempos que marca la ley, los sindicatos harán ya una convocatoria formal de huelga para el primer día del curso. Aunque algunos docentes se han ido enfadados, el resultado de la reunión ha sido parecido al de cualquier asamblea del 15-M: postergar la decisión hasta la próxima reunión.

Más información