Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de EE UU falla contra Chevron en el caso de la contaminación en Ecuador

La Corte de Apelaciones anula una sentencia que protegía a la petrolera de pagar una indemnización multimillonaria

Las comunidades indígenas ecuatorianas que mantienen desde hace casi veinte años un pleito contra la petrolera Chevron (antes Texaco) lograron el lunes una victoria parcial en los tribunales de Estados Unidos que podría facilitar el cobro de una indemnización multimillonaria. La empresa Chevron había logrado este año que un juez de Nueva York declarase "inejecutable" en Estados Unidos una sentencia del tribunal local ecuatoriano que condenó a la petrolera a pagar 18.000 millones de dólares a las comunidades indígenas de la región de Sucumbíos (Ecuador) por daños medioambientales. Esta decisión impedía que la indemnización pudiera cobrarse con bienes de Chevron en territorio estadounidense (en Ecuador no tiene). El lunes, la Corte de Apelaciones de Estados Unidos revocó esa decisión.

La resolución, adoptada por tres jueces, pone en duda que un juez estadounidense pueda extender su jurisdicción fuera del territorio de Estados Unidos, informó Associated Press. Los demandantes dijeron públicamente que el juez neoyorkino, Lewis Kaplan favoreció los intereses de Chevron sin un conocimiento real del problema. "La medida cautelar dictada por la corte del distrito el 7 de marzo de 2011 queda sin efecto en su integridad", dice la resolución, citada por Bloomberg.

La indemnización dictada por el tribunal de Lago Agrio es la más alta jamás exigida por un delito medioambiental. La decisión está recurrida por Chevron en Ecuador. Los demandantes se han comprometido a no exigir el pago de la indemnización hasta que no haya una sentencia definitiva en los tribunales ecuatorianos.

El abogado principal de la causa de los indígenas, el ecuatoriano Pablo Fajardo, declaró a EL PAÍS que "la resolución significa un importante paso hacia la justicia y tira al piso toda la audaz estrategia que había montado la petrolera Chevron". Según Fajardo, la decisión "da la razón a los demandantes". "Con eso demostramos que jurídicamente tenemos la razón tanto en las cortes del Ecuador, de los Estados Unidos y de cualquier otra Corte del mundo, donde finalmente acudiremos a ejecutar la sentencia que emitan los jueces del Ecuador".

En un comunicado, la petrolera estadounidense destacó que la Corte federal rechazó la pretensión de los demandantes de recusar al juez Lewis Kaplan y apartarlo de la causa por supuesta falta de imparcialidad. Chevron seguirá adelante con la demanda que tiene en los tribunales contra los equipos de abogados que representan a los indígenas por supuesta asociación ilícita. La empresa considera que todo el proceso es un montaje con el objetivo de obtener la indemnización. "Chevron confía en que una vez que todos los datos hayan sido examinados el juicio fraudulento será declarado inejecutable y aquellos que lo promovieron serán requeridos a responder por su comportamiento", reza el comunicado.

La petrolera Chevron fue condenada en febrero de este año por un tribunal local de Lago Agrio, Ecuador, a pagar 18.000 millones de dólares (la mitad, si ofrecía sus disculpas) a las comunidades indígenas de la región petrolera de Sucumbíos por daños medioambientales causados durante años de explotación petrolífera por parte de la empresa Texaco, que según los demandantes dejó sin limpiar cientos de pozos tóxicos que a su vez han envenenado el agua de la zona y son causa de graves enfermedades. La empresa argumenta que Texaco fue eximida de sus responsabilidades medioambientales por el Gobierno de Ecuador tras limpiar la parte que le correspondía y que el resto es responsabilidad de la estatal Petroecuador, que también participó en las explotaciones y lo sigue haciendo hoy día.

La demanda de los indígenas contra Texaco fue presentada en 1993 en Nueva York. Texaco fue adquirida por Chevron en 2001 y juntas conforman la cuarta mayor petrolera del mundo y una de las tres empresas más grandes de Estados Unidos. En 2002, dando la razón a las pretensiones de Chevron, la justicia estadounidense decidió que el caso fuera juzgado en los tribunales de Ecuador. La sentencia multimillonaria fue dictada el 14 de febrero de este año. El pasado mes de mayo, durante la junta de accionistas de Chevron, varios fondos de inversión con presencia en la compañía pidieron por carta a los gestores que ponga fin al litigio y llegue a un acuerdo definitivo con los demandantes.