Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juego que supera a los científicos

Gracias a los participantes del programa en internet Foldit, unos investigadores han logrado resolver la configuración de una enzima de un retrovirus

Los jugadores en internet del programa Foldit han logrado solucionar un problema de la biología que traía de cabeza a los científicos desde hace más de diez años: resolver la estructura tridimensional de una encima concreta de un retrovirus similar al VIH. Y los voluntarios lo han logrado en tres semanas. "Queríamos ver si la intuición humana puede tener éxito donde los métodos automáticos han fallado", explica Firas Khatib, bioquímico de la Universidad de Washington (EE UU)

Los científicos, dirigidos por David Baker, querían determinar la estructura exacta, tridimensional, de una enzima, del tipo de las proteasas retrovirales que tienen un papel clave en la maduración y proliferación de los retrovirus, lo que abriría la perspectiva de identificar nuevas dianas para fármacos.

La descripción -y el diseño- tridimensional de moléculas de interés biológico es una tarea difícil, que suele exigir el uso de potentes ordenadores para representar cómo los componentes de las mismas se van plegando. En el caso de la enzima del retrovirus, Baker y sus colegas pensaron que seria una buena idea recurrir a ese Foldit, desarrollado por investigadores de la misma Universidad de Washington.

Los jugadores, ante el reto, parten de las cadenas de aminoácidos conocidos de la enzima y van rotándolas y plegándolas, sólo limitados por las reglas de la física y la química, y atendiendo a los requerimientos energéticos del sistema. Es como un rompecabezas en 3D en el que se van resolviendo estrategias de configuración. Foldit no pretende solo utilizar la capacidad de cálculo de ordenadores privados, como otros programas de colaboración con la ciencia, sino implicar también al usuario, su capacidad, su intuición y su suerte. Sobre los modelos generados por los jugadores, los científicos trabajan para irlos refinando hasta obtener esa configuración tridimensional buscada.

Foldit surgió en 2008 con la idea de "utilizar la capacidad de razonamiento espacial de las personas, algo en lo que no son muy buenos los ordenadores", explica Seth Cooper, investigador la Computación de la Universidad de Washington. "Los juegos proporcionan el marco para aunar las capacidades de los ordenadores y de los humanos".

La configuración tridimensional definitiva de la enzima se ha presentado en la revista \Nature Structural &Molecular Biology\ y los jugadores de Foldit que dieron con la mejor solución son coautores del artículo correspondiente, junto con los científicos.

"El ingenio de las personas que usan estos juegos es una fuerza formidable que, si se dirige debidamente, puede ser utilizada para resolver muchos problemas científicos", dice Khatib en un comunicado de la Universidad de Washington.