Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena humana contra los recortes en educación

Unas 60 personas participan en una protesta en la Plaza de España convocada por las redes sociales

Se mantiene la ofensiva de los docentes contra los recortes del Gobierno regional en materia educativa. Después de una semana de huelgas y manifestaciones, un grupo de unas 60 personas ha acudido esta mañana a la Plaza de España para formar un cadena humana. Vestidos con las camisetas verdes con el lema "Educación pública de todos y para todos", símbolo de las protestas, los concentrados han exigido la dimisión de la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Durante 15 minutos, los profesores, padres y alumnos que han respondido a la convocatoria hecha por las redes sociales se han mantenido agarrados en la céntrica plaza. "No a Esperanza, sí a la enseñanza", han coreado. Al terminar, han comenzado una actividad de cuentacuentos. "Había una vez un profesor...", ha empezado uno de los relatos sobre los problemas de los docentes a raíz de las instrucciones de este curso para secundaria que, como consecuencia de aumentar el horario lectivo de los docentes de 18 a 20 horas a la semana, supondrán un recorte de las plantillas que los sindicatos han cifrado en unos de 3.000 interinos menos y la consejería en unos 1.000.

Los docentes han querido dejar claro que el aumento de carga lectiva "es lo de menos" y han defendido que el principal problema con el que se han encontrado al inicio de curso es la ausencia de algunos compañeros, lo que obliga a los profesores a dar materias de las que no son especialistas o a suprimir las clases de apoyo. El objetivo de estas movilizaciones, según los organizadores, es informar a la gente de lo que está pasando y movilizar a toda la comunidad educativa madrileña, incluida la primaria y la educación infantil.

Una de las participantes esta mañana ha sido una profesora interina de las que el Gobierno regional ha contratado para este curso y que la consejera de Educación, Lucía Figar, cifró esta semana en más de 700. "He sido tutora durante los cinco últimos años y este año me han contratado por un mes para una sustitución, no me considero una trabajadora plena aunque Figar me incluya en sus estadísticas", ha dicho la profesora.