Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército envía una unidad para ayudar en las tareas de "prevención" en El Hierro

La ministra de Defensa viaja a la isla para seguir de cerca la situación.- 53 personas han sido evacuadas.-

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en las Islas Canarias han partido este mediodía en barco desde Tenerife hasta El Hierro para ayudar en una eventual evacuación de ciudadanos de la isla ante el riesgo de erupción volcánica, ya que los movimientos sísmicos son cada vez más intensos. La ministra de Defensa, Carme Chacón, viajará a primera hora de esta tarde a El Hierro para supervisar el dispositivo de evacuación. Hasta el momento, las autoridades han desalojado a unas 53 personas (el Cabildo había previsto inicialmente 300) y cerrado el principal túnel de la isla, que une las dos mayores ciudades. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) está estudiando si el magma bajo El Hierro está ascendiendo a la superficie. Hasta ahora la mayoría de los seísmos se han registrado a entre 12 y 15 kilómetros de profundidad.

La subida del hipocentro es uno de los signos del que están muy pendientes los científicos para ver si el magma está subiendo y, por lo tanto, aumentando también la posibilidad de una erupción volcánica. Los expertos del IGN, no obstante, destacan que el dato de los dos kílómetros de profundidad no es concluyente y que lo que importa es la tendencia general. El pasado día 25, se registraron dos terremotos a cinco kilómetros de profundidad y el día 19, uno a tres kilómetros de profundidad. El IGN no comenta las informaciones que cuelga en su web porque están sujetas a revisión.

Hasta las 08.30 se habían contabilizado 22 movimientos sísmicos en El Hierro que oscilaron entre los 1,6 y los 3,3 grados en la escala de Richter, según el IGN. El de mayor intensidad se detectó a las 05.00 y alcanzó los 3,3 grados. Se localizó a unos 15 kilómetros de profundidad en el suroeste del municipio de Frontera. Además, una hora antes, otro alcanzó los 3 grados y a las 00.02, otro los 3,1.

A las seis de esta mañana, el Gobierno canario ha enviado un fax pidiendo al Ministerio de Defensa ayuda de la UME para una eventual evacuación, informa Natalia Junquera. A mediodía ha salido del puerto de Tenerife un barco con 31 militares y 12 vehículos -seis camiones, cuatro autocares y dos todoterreno-. También se cuenta con un albergue de campaña con capacidad para 2.000 personas, que era otra de las peticiones del Gobierno canario. Está previsto asimismo que, en una primera fase de evacuación, los damnificados fueran al cuartel de la Armada Anatolio Fuentes, situado en La Caleta.

La UME se pondrá a disposición de las autoridades canarias y, si estas lo requieren, se incrementará la movilización, ha indicado Chacón a los periodistas. Sobre la situación,ha lanzado, en nombre del Gobierno, un mensaje de tranquilidad, ya que, según ha dicho,el dispositivo puesto en marcha es de "prevención".

La crisis sísmica de El Hierro subió anoche un escalón más. Alrededor de las 22.00, la Guardia Civil empezó a avisar a las familias de cuatro núcleos del municipio de Frontera (al norte de la isla) de que debían dejar sus casas por miedo a desprendimientos. Los afectados acudieron con resignación a la plaza del barrio. "Hemos cogido lo justo y nos vamos a casa de mi hermano", explicaba resignada Mari Paz. Los vecinos desalojados proceden de los barrios de Las Puntas, El Lunchón, Los Corchos, Pie Risco y Guinea, y no ha sido necesario evacuar a ningún residente de Sabinosa ni del Pozo de la Salud. 38 optaron por acudir a casa de familiares y amigos, y 15 a la residencia de estudiantes de Valverde. La Cruz Roja ha fletado un barco con ayuda para este medio centenar de desalojados.

La principal arteria de la isla ha sido cortada. El viaje entre los dos principales pueblos, de Valverde a Frontera, pasará de durar 15 minutos a 40 por una carretera de montaña. Además, unos 500 alumnos (un tercio del total de la isla) no tienen clase hoy.

Un plan para evacuar a 4.000 personas en cuatro horas

Científicos del Instituto Geográfico Nacional recorren los pueblos de El Hierro para explicar qué puede ocurrir, calmar a la población y contestar a sus dudas. Además, Protección Civil de Canarias ha preparado un dispositivo para, en el peor de los casos, evacuar a 4.000 personas en cuatro horas. Ya ha contactado con las navieras y aerolíneas que operan en Canarias para utilizar sus naves en caso de erupción.

La mayoría de los seísmos han sido imperceptibles para los 10.000 habitantes de El Hierro. De los más de 8.000 desde el 19 de julio, apenas 15 se han sentido, pero la intensidad creciente ha elevado la alarma. "No podemos luchar con la naturaleza", resume Arminda Pérez Casañez, una señora regresada de la emigración de Venezuela hace 40 años. Está en la puerta de su casa en el pueblecito de Sabinosa, uno de los más afectados. Arminda, que luce una medalla de la Virgen de Coromoto, casi no ha notado los seísmos, pero sí está informada. Ha acudido a las charlas de científicos del IGN y sabe que, en caso de erupción, debe ir a la plaza del pueblo y que debería haber preparado una maleta con lo imprescindible. No lo ha hecho, como la mayoría de los consultados, que no parece temer que la tierra se abra bajo sus pies. Maite Padrón, directora del Hotel Balneario Pozo de la Salud, ha sentido más las cancelaciones de visitas que los terremotos.

Las evacuaciones que se han producido son un paso más en una escalada que comenzó el pasado viernes, cuando Canarias elevó por primera vez el semáforo de alerta volcánica y lo puso en ámbar: preemergencia. Al menos sobre el papel todo está listo. "No contemplamos en absoluto desalojar toda la isla, pero sí manejamos distintas previsiones", explica Juan Manuel Santana, director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias. El IGN ha elaborado distintas hipótesis sobre cómo puede producirse una erupción y los caminos que podrían seguir la lava y las cenizas. "Lo que más hay planificado es en la zona del Golfo, donde podría afectar a 4.000 personas", que "serían desalojadas en cuatro horas", señala Santana.

En la ladera del Golfo, Rafael Abella e Itahiza Domínguez, investigadores del IGN, controlan la situación a través de sensores repartidos por la isla que notan los movimientos por leves que sean y los transmiten sobre la marcha a Madrid. "Puede pasar cualquier cosa", admiten. Que todo se calme o que surja una erupción en el mar y nadie se entere hasta que la lava afecte al oeste de la isla. Pero también puede que no ocurra nada en semanas o años. Nadie sabe con certeza qué ocurre con el magma, situado a entre 12 y 15 kilómetros de profundidad. De lo que no hay duda, lo dicen los GPS, es de que la isla "se ha hinchado unos cuatro centímetros", según Itahiza. Con la subida del magma, el terreno se expande. En otro lugar de la isla, Dácil Nolasco, investigadora del Instituto de Vulcanología de Canarias, pincha el suelo cada 500 metros para medir el flujo difuso de CO2, algo que sirve como indicador de esa actividad magmática en el subsuelo. Nemesio Pérez, del Involcan, confirma que el flujo de CO2 ha crecido de forma casi continua en el último mes.