España es el país de la UE que más redujo sus emisiones de CO2 en 2010 por la crisis

Los gases de efecto invernadero crecen en la UE un 2,4%, según la Agencia Europea de Medio Ambiente.- El repunte por la recuperación económica no llega a España.- El aumento oincide con el bloqueo en la negociación internacional contra el cambio climático

RAFAEL MÉNDEZ Madrid 7 OCT 2011 - 11:30 CET

Las emisiones de gases de efecto invernadero crecieron en la UE en 2010 por primera vez desde 2004 y vuelven a subir tras dos años de abrupta bajadas por la crisis. Así lo adelanta la primera estimación realizada por la Agencia Europea de Medio Ambiente, que señala cómo España no sigue esa tendencia y el año pasado fue el país que más redujo sus emisiones: un 2,9% menos frente a la subida del 2,4% de la UE. Los datos que maneja el Gobierno español difieren de los de la Agencia, ya que Madrid calcula que el descenso en 2010 fue del 3,7%, aunque el inventario oficial aún tardará meses.

Las emisiones de CO2 muestran en algunos países relación con la actividad económica (la producción de cemento, el consumo eléctrico, el transporte... emiten CO2), aunque factores como la apuesta por las renovables en España también ayudan a explicar las bajadas de los últimos años. Así, los países con más reducción de emisiones el año pasado son España, Grecia, Irlanda. Portugal no recorta sus emisiones ni con la crisis de deuda, ya que crecieron un 0,3%, aunque un año más seco de lo normal también elevan el uso de carbón para producir electricidad y por lo tanto la emisión de CO2.

Pese al descenso del último año, si se tiene en cuenta el periodo 1990-2010, España es el país en el que más crecieron las emisiones (un 26% más frente al descenso del 15,5% de la UE de los Veintisiete). Por eso, la Agencia señala que Europa está en el camino adecuado para cumplir el objetivo del Protocolo de Kioto, que marca para la UE-15 una bajada del 8% entre 2008 y 2012 respecto a 1990. Y añade que espera que esa tendencia de descenso continúe los próximos años. Esto supone un logro de la UE pues ha conseguido desacoplar el crecimiento económico de la emisión de gases de efecto invernadero.

Estos gases, principalmente CO2, se acumulan en la atmósfera y retienen parte del calor que emite la Tierra. Según la mayoría de los científicos, la acumulación de CO2 desde la revolución industria es responsable del cambio climático.

El dato europeo del notable repunte en 2010 (probablemente debido a la mejora en la actividad económica) coincide con las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía que estima que en el mundo las emisiones del sector energético en 2010 alcanzaron unas 30,6 gigatoneladas, un 5% más que el anterior récord, alcanzado en 2008 (29,3 gigatoneladas).

Los datos son un jarro de agua fría para el titubeante proceso de negociación internacional contra el cambio climático. Después del fracaso de Copenhague, en 2009, los países no logran acercar posturas sobre qué hacer cuando acabe el primer periodo de cumplimiento del Protocolo de Kioto (a final de 2012). Ya no hay tiempo -ni ganas- para redactar un nuevo tratado internacional, pero Kioto no afecta a los grandes emisores (China y Estados Unidos, que no aceptan una limitación internacional). Así que ni Japón ni Canadá, que sí están vinculados por Kioto, aceptan prorrogarlo, aunque la UE sí da signos de aceptar participar en un segundo periodo de compromiso hasta 2020 para dar tiempo a Estados Unidos. En Copenhague, los países sí se comprometieron a limitar el calentamiento en dos grados centígrados.

Esta semana se celebra en Panamá la última reunión preparatoria para la Cumbre del Clima de Durban, en Sudáfrica, de finales de noviembre, con escasos avances y las tradicionales acusaciones mutuas de inmovilismo entre los bloques.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana