Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos localizan el cono del volcán submarino de El Hierro

Uno de los robots para la recogida de muestras se halla perdido y fuera de control

El equipo de científicos a bordo del buque Ramón Margalef localizó ayer, la boca del volcán submarino en el mar de las Calmas de la isla de El Hierro. Este descubrimiento ha sido posible gracias al empleo de un robot submarino denominado Liropus con capacidad de observar y recoger muestras hasta una profundidad de 2.000 metros. El grupo de científicos españoles, dependientes del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y bajo la dirección de Juan Acosta y Francisco Sánchez, ha logrado situar un nuevo edificio volcánico de forma cónica, con un diámetro en la base de 700 metros, una altura de 100 metros y un cráter de unos 120 metros de anchura.

Según los datos registrados, la base del cráter se encuentra situada a 300 metros de profundidad. Asimismo, y mediante la utilización de ecosondas de mayor frecuencia, ha sido posible localizar las columnas de gases y fluidos que emite el volcán y otros puntos de emisión (fisuras) que están provocando que la mancha de material eruptivo se esté expandiendo hacia la zona Sur de la isla debido a las fuertes corrientes y que, tal y como han fotografiado los satélites, supera en superficie a la isla de El Hierro. Para los científicos responsables del hallazgo, la localización del foco eruptivo submarino supone todo un hito científico ya que es la primera vez que se consigue localizar un edificio volcánico de estas características. Además, se trata de la primera misión en la que participa el buque oceanográfico Ramón Margalef desde que saliera de la ciudad de Vigo el pasado 18 de octubre rumbo a la isla de El Hierro. La campaña oceanográfica en la cual se han realizado estos descubrimientos se realiza en colaboración con la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) y la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (Aciisi), en el marco de apoyo al Comité Científico del Pevolca.

MÁS INFORMACIÓN

Por otra parte, mientras el fenómeno eruptivo en la zona del Mar de las Calmas ha sufrido un notable descenso, los expertos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) han alertado de un aumento de la sismicidad en la zona de Frontera. Concretamente, los sismógrafos detectaron en la madrugada del martes, un total de 10 temblores con una profundidad de 22 kilómetros. El de mayor magnitud se registró al oeste del municipio de Frontera que alcanzó 2,2 en la escala de Richter.

Pérdida de un robot

En otro orden de cosas, el buque Ignacio Lozano, perteneciente al Instituto Canario de Ciencias del Mar se encuentra desde el pasado viernes buscando el planeador robótico Seaglider después de que los científicos perdieran el control del aparato y éste se perdiera en las profundidades. Fuentes del Gobierno de Canarias confirmaron ayer, a El País que se ha perdido contacto con el robot y que se están utilizando sondas para recuperarlo. El planeador Seaglider altair está equipado con sensores capace de medir la profundidad, temperatura y la salinidad y supone un instrumento vital para la medición de gases así como la toma de muestras de los fondos marinos. Según fuentes del ejecutivo regional el robot se opera por control remoto y se ha perdido el contacto mientras realizaba una misión de recogida de muestras y se espera recuperarlo en breve plazo.

Fe de errores
La localización y cartografía de la zona del volcán submarino de El Hierro se ha hecho con las ecosondas del buque Ramón Margalef y no con el submarino automático Liropus, que lleva el mismo barco.

Más información