Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat afirma que los anuncios eróticos se retirarán de los autobuses metropolitanos de Valencia

La Consejería de Infraestructuras da tres días de plazo para que la empresa concesionaria elimine los carteles de la trasera de los vehículos

La Generalitat ha obligado a la empresa operadora de los autobuses metropolitanos de Valencia a que retire de la parte trasera de los vehículos carteles publicitarios sobre una página de contactos. La comunidad autónoma se ha dirigido a la firma privada que explota el servicio de transporte para pedirle que retire los carteles en un plazo de tres días y esta asegura que cambiará los anuncios, según la Generalitat. La operadora asegura que no conocía la situación y que los retirará.

La Consejería de Infraestructuras -departamento del que dependen las líneas de autobús-entiende que las imágenes que actualmente ocupan la trasera del autobús "incumplen los requisitos de imagen y de medidas de Metrobús", marca comercial bajo la que opera las empresas de transporte del área metropolitana. La consejería analiza si esta publicidad es ilícita y si atenta contra la dignidad de la persona.

Unas horas antes, la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, ha asegurado que no le parece "ético" que un servicio público como los autobuses de la Entidad de Transporte Metropolitano (ETM) de Valencia lleve publicidad sobre una página de contactos, pero ha señalado que no se puede rescindir un contrato "así como así". En declaraciones a los periodistas tras inaugurar un foro sobre infraestructuras públicas, Bonig ha respondido así al ser preguntada por una información del diario Público sobre los anuncios en la parte trasera de los autobuses públicos de la Agencia Valenciana de Movilidad, en la que se anuncia una página web de contactos, y que según la consejera podría "atentar contra la dignidad". Bonig ha explicado que la Agencia hace una concesión administrativa y es la empresa concesionaria la que distribuye la publicidad.

Según la consejera, "no se puede rescindir el contrato así como así", ya que es un pliego con unas cláusulas "entre las que no consta nada en materia de publicidad". Bonig ha señalado que se pondrán en contacto con la empresa, aunque ha reiterado que desde su departamento no se puede, "en principio, regular la publicidad".

"Me parece poco ético este tipo de publicidad en un servicio público", ha asegurado la titular de Infraestructuras, quien ha agregado que también los taxis son un servicio público "y ponen su publicidad", en algunos casos de locales eróticos.

También ha indicado que el servicio jurídico de la consejería "está viendo la posibilidad de que, a través de la Ley General de Publicidad, se pueda establecer algún tipo de limitación, porque es una publicidad que puede atentar contra la dignidad".

Bus ateo

La reacción de Bonig contrasta con la que mantuvo el Ayuntamiento de Valencia hace dos años ante la intención de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores de poner publicidad en los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), dependiente directamente del Consistorio. La asociación pretendía publicitar la siguiente frase: "Probablemente dios no existe, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida". El Ayuntamiento, que dirige Rita Barberá, dio la callada por respuesta. No contestó a la petición de la asociación.

Desde Málaga, Barberá ha querido dejar claro que el anuncio de contactos no lo exhiben autobuses de la EMT. "Es muy fácil echar la culpa al Ayuntamiento o venderlo así, pero la niego absolutamente, esas líneas no son municipales, son por concesión privada, que ponen la publicidad que quieren, no tengo nada que ver, ni mi Ayuntamiento tiene que ver", ha señalado la alcaldesa.

Pero la polémica ha echado a rodar. La diputada de Compromís Mònica Oltra ha registrado una pregunta en la Cortes valencianas para que el Observatorio de Publicidad no Sexista dé su opinión sobre el asunto y explique si va a tomar alguna medida. Oltra también pregunta al Consell, en otra pregunta a la Mesa de las Cortes, si le parece adecuado "que el transporte público publicite negocios que se dedican a la explotación sexual de mujeres".

Por su parte, la diputada de Esquerra Unida Esther López ha exigido "la retirada inmediata de los anuncios de prostitución de algunos de los autobuses públicos de Valencia". López ha registrado en las Cortes una solicitud de comparecencia de Bonig para que explique "por qué algunos autobuses que dependen de su consejería llevan unos anuncios enormes de prostíbulos". Para la diputada, "la Agencia Valenciana de Movilidad debería retirar inmediatamente esta apología de la explotación sexual de las mujeres de estos autobuses".