Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres heridos durante un paseo por la playa de Rota por el ataque de dos perros

Intervenida una mujer de 67 años por las mordeduras de los canes

El enorme susto se produjo en la playa de Aguadulce en Rota (Cádiz). Lo que era un tranquilo paseo por la orilla del mar se convirtió en pesadilla. Dos perros pitbull, que estaban sueltos y sin su propietario, atacaron a una mujer de 67 años, que pudo salvar su vida gracias a la aparición de un hombre, que también resultó herido pero que ahuyentó a los animales. En su huida, los perros volvieron a atacar a otro hombre que paseaba por la orilla. Le desgarraron un brazo y una pierna pero consiguió ahogar a uno de ellos. El otro pitbull fue sacrificado por la Guardia Civil.

El suceso se produjo al mediodía. Los perros, aunque identificados por microchip, lo que facilitó la localización de su dueño, paseaban solos. La Policía investiga si se escaparon o su propietario los soltó deliberadamente. "Cuando me encontré a la mujer, le habían mordido salvajemente en un brazo y ya le estaban atacando en el otro", ha relatado en Canal Sur Francisco Reina, el hombre que arriesgó su propia seguridad al tratar de separar a los perros. "Conseguí que la mujer se fuera hacia las dunas y, con un palo, los hice correr pero no evité que me dieran un colmillazo en el brazo".

La carrera de los animales terminó cerca del agua, cuando otro hombre sufrió el siguiente ataque. Tuvo la fortuna de estar en el mar. Los perros perdieron fuerza a medida que la víctima se adentró a mayor profundidad. Uno de los perros escapó y, el otro, murió ahogado. El hombre presentaba heridas en los brazos y las piernas. La Guardia Civil terminó sacrificando al otro pitbull, cuando fue encontrado en la playa.

Los tres heridos han presentado denuncia. La peor parada, la mujer de 67 años, ha sido intervenida en el Hospital de Jerez con severos desgarros de los tendones de los brazos. El Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de la investigación, que debe determinar la responsabilidad del propietario en los ataques.