Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benidorm deja sin asistencia domiciliaria a sus dependientes

El Ayuntamiento rescinde el contrato con la empresa que prestaba el servicio

El Ayuntamiento de Benidorm, gobernado por el PSPV, ha dejado sin servicio de asistencia domiciliaria a 260 personas de la ciudad tras rescindir el pasado día 8 de diciembre el servicio que prestaba la empresa Aser, cuyos trabajadores estaban en huelga porque no cobraban desde el pasado mes de agosto. Unas 50 de estas personas son grandes dependientes y enfermos mentales que se quedan sin atención personalizada.

"Este Ayuntamiento no tiene intención de seguir prestando el servicio", asegura la resolución aclaratoria del Consistorio tras haber declarado desierto el concurso para adjudicar la asistencia domiciliaria a otra empresa. El Ayuntamiento descubrió, además, que Aser tenía sus cuentas embargadas por Hacienda y la Seguridad Social y que cualquier ingreso que Benidorm hiciera para poder pagar a los trabajadores no revertiría en el cobro de sus salarios. "No se puede hablar de una gestión más nefasta ni desde el punto de vista económico, ni social", aseguró el portavoz del PP, Antonio Pérez, quien se teme que otros servicios, como el de atención a la familia e infancia, corran "la misma suerte".

Los 50 empleados de Aser estaban en huelga desde el pasado 21 de noviembre. La empresa no ha pagado a sus trabajadores desde hace cuatro meses porque asegura que el Consistorio le debe 335.000 euros, una cifra que el Ayuntamiento rebaja a menos de 200.000. El Gobierno local ya tuvo que devolver más de 110.000 euros del segundo Plan E porque no fue capaz de justificar la totalidad del dinero que recibió para la asistencia domiciliaria.