Sanidad concluye que el principal efecto de la homeopatía es placebo

Un estudio encargado por el Congreso no halla pruebas del beneficio de la mayoría de las terapias naturales. Solo acupuntura y masajes salen validados

Una mujer durante una sesión de acupuntura. / SHANNON STAPLETON

La acupuntura puede resultar efectiva para controlar las náuseas y vómitos postoperatorios y los provocados por la quimioterapia, pero no hay indicios que apoyen su uso para dejar de fumar o adelgazar. Los estudios sobre homeopatía apuntan más a un efecto placebo que una eficacia real, mientras que en las terapias físicas y manuales (como la quiropraxia o la osteopatía) se han observado efectos positivos sobre algunas dolencias, aunque los expertos recomiendan nuevas investigaciones.

Estas son algunas de las conclusiones que deja un informe elaborado por el Ministerio de Sanidadsobre las llamadas terapias alternativas o naturales, aquellas que se salen del canon de la medicina establecida pero cuya popularidad y uso se ha extendido en los últimos años. El Congreso encargó en 2007 a Sanidad que estudiara la situación de estas terapias y valorara la posibilidad de una futura regulación. Los resultados revelan un panorama muy heterogéneo con prácticamente un único punto en común: la eficacia de estas técnicas, medida en ensayos clínicos, no ha sido demostrada en casi ningún caso.

El estudio, en el que también han participado el Instituto de Salud Carlos III y algunos comunidades autónomas, ha analizado 139 terapias. Solo una parte tiene influencia directa sobre la salud, meintras que la mayoría pretende ayudar, sobre todo, al bienestar y el confort del usuario.

La acupuntura es la que sale mejor parada. Se han realizado ensayos clínicos que demuestran que ayuda a controlar las náuseas y vómitos postoperatorios y los causados por la quimioterapia. Además, podría ser “útil” para pacientes con cefalea tensional o ataques de migrañas y en casos de dolor lumbar crónico. Aunque el estudio advierte de que en varias aplicaciones se obtenían ligeras mejoras tanto si se usaba bien como si se hacía mal, lo que apunta a un fuerte efecto placebo.

Las terapias físicas y manuales, centradas casi siempre en masajes, pueden efectos beneficiosos sobre determinadas dolencias

Menos evidencias científicas hay sobre el uso de la acupuntura para tratar otras patologías como la fibromialgia, la artritis de rodilla, el insomnio, la epicondilitis o el dolor de espada, aunque los expertos creen que los indicios son “prometedores”. Sin embargo, no hay datos que respalden su uso para dejar de fumar o perder peso y tampoco hay pruebas de que sirva para tratar el cáncer y el asma. Eso sí, como la mayoría de estas terapias, tiene la ventaja de que es un tratamiento seguro, con apenas efectos adversos, más allá de algún pequeño hematoma o sangrado en el lugar de la inyección.

Sobre homeopatía, el grupo que ha elaborado el informe ha analizado nueve estudios que pueden considerarse científicos. Los ensayos se referían a un amplio abanico de supuestas utilidades, como gripe y otras infecciones, cáncer y efectos adversos de la quimioterapia, osteoartritis, inducción al parto, asma, demencia, depresión y cólico del lactante. Pero los resultados son “muy contradictorios” y muchos apuntan al “efecto placebo”. En cualquier caso, los medicamentos homeopáticos utilizados bajo la supervisión de profesionales se consideran “seguros”, sobre todo porque se suelen preparar en disoluciones muy altas y el paciente prácticamente agua.

El informe ha analizado también la eficacia de terapias físicas y manuales, centradas casi siempre en masajes. Los estudios realizados hasta ahora demuestran efectos beneficiosos sobre determinadas dolencias. En el caso del dolor lumbar, por ejemplo, el informe considera que el masaje, la quiropraxia o la manipulación espinal pueden ser beneficiosos para determinados pacientes, “especialmente cuando se combina con ejercicios y consejo”. Con todo, el estudio considera necesarios nuevos informes que confirmen estos datos a largo plazo. Por otra parte, el masaje espinal no se ha demostrado útil para paliar el dolor de cabeza, pero los masajes sí pueden tener beneficios psicológicos para los pacientes con cáncer.

El estudio concluye que Hay personas que realizan terapias naturales “sin poseer ninguna titulación ni cualificación profesional”

Uno de los objetivos del trabajo era estudiar la posibilidad de regular estas terapias. Ahora no existe una regulación estatal específica, aunque el Real Decreto 1277/2003, que fija las bases generales sobre autorización de centros, servicios y establecimientos sanitarios, reconoce unas unidades denominadas “Terapias no convencionales”. El real decreto las define como “unidad asistencial en la que un médico es responsable de realizar tratamientos de las enfermedades por medio de medicina naturista o con medicamentos homeopáticos o mediante técnicas de estimulación periférica con agujas u otros que demuestren su eficacia y su seguridad”. La comunidad que tiene más centros autorizados con esta unidad, es Andalucía, con 59 centros, seguida de País Vasco, con 37. Al margen del desarrollo de dicho real decreto, solo Cataluña ha llegado a aprobar una norma específica, pero la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo la anuló el pasado 7 de abril. La mayoría de las comunidades consultadas para el informe se han mostrado partidarias de regular estas técnicas.

Sobre los profesionales que las aplican, el informe advierte de la dificultad de realizar un censo por falta de información fidedigna. “No es sencillo identificar claramente a los profesionales de las terapias naturales, porque tampoco es fácil saber cuáles son estas, como consecuencia de las múltiples tipologías, procedimientos y concepciones que se engloban bajo esta denominación, o bajo la de medicinas no convencionales o naturales”, advierte el informe. Una aproximación citada en el estudio procede del laboratorio Boiron, que cifra en cerca de 9.000 los médicos que prescriben homeopatía de forma habitual u ocasional.

En teoría, para ejercer profesionalmente estas técnicas hay que ser licenciado o diplomado en Ciencias de la Salud y, por ahora, no existe ninguna titulación de FP sobre terapias naturales. Sin embargo, el estudio concluye que hay personas que realizan terapias naturales “sin poseer ninguna titulación de formación ni cualificación profesional”. “Pese a no estar reguladas ni las titulaciones ni la formación en este ámbito, universidades, sociedades, centros privados, etc. proporcionan formación para profesionales sanitarios y no sanitarios”, advierte el estudio.

Populares y bajo sospecha

A. MUÑOZ

Según datos de la OMS, el porcentaje de población que ha utilizado medicinas alternativas al menos una vez es del 70% en Canadá, 49% en Francia, 42% en EE UU y 31% en Bélgica. La tendencia crece en África, donde el 80% utiliza la medicina tradicional, y en China, un país en el que las terapias alternativas representan el 40% de la atención sanitaria, con la acupuntura y la medicina tradicional integradas en el sistema público de salud.

Esta popularidad puede atribuirse a la preocupación de la ciudadanía occidental sobre los efectos adversos de los fármacos y a que su práctica está enraizada con las creencias de algunos países en vías de desarrollo. Sin embargo, el marco regulador varía enormemente de un país a otro. Las principales preocupaciones de los legisladores están asociadas con la seguridad y la eficacia de las técnicas.

En la Unión Europea existen dos líneas de actuación contrapuestas con respecto a los profesionales. Francia, Bélgica y Luxemburgo consideran que solo los médicos pueden proporcionar atención sanitaria, aunque permiten algunas actuaciones paramédicas, considerando intrusismo el resto de los casos. Por el contrario, los países nórdicos permiten a cualquier persona proporcionar cuidados sanitarios, salvo determinadas actuaciones que están reservadas a médicos y enfermeros.

Estados Unidos, por su parte, establece en las leyes de cada Estado que la práctica de la medicina sin autorización es un delito, por lo que tiene contabilizados 45.000 quiroprácticos, 32.000 osteópatas y 6.000 acupuntores. Aquellos que carezcan de autorización podrán ser procesados. Asimismo, los doctores canadienses que proporcionan tratamientos alternativos deben cumplir con las directrices de los Colegios provinciales de Médicos y Cirujanos. La ley no reconoce a los médicos tradicionales, ni a los naturópatas, los homeópatas, ni a los herbolarios, aunque algunas provincias son tolerantes con esas terapias.

China, Japón, Corea y Vietnam dan un paso más allá y ofrecen en sus universidades cursos sobre medicina tradicional.

Las más conocidas

Homeopatía: Es un sistema médico que se originó en Europa. Consiste en la administración de pequeñas dosis de las mismas sustancias que producen un determinado síntoma. Se han formulado varias teorías para explicar sus mecanismos de acción, pero ninguna ha sido verificada científicamente.

Acupuntura: Se trata de un procedimiento milenario de curación que forma parte de la medicina tradicional china. Esta terapia estimula puntos anatómicos utilizando técnicas como introducción de agujas en la piel que se manipulan con las manos o el calor.

Osteopatía: Esta práctica natural se centra en las relaciones anatómicas y fisiológicas entre las estructuras corporales. El tratamiento siempre se realiza con las manos y busca mejorar el flujo de sangre y la recogida linfática en el tejido a tratar.

Quiropraxia: Trata y previene los desórdenes del sistema músculo-esquelético y sus efectos sobre el sistema nervioso. Pone énfasis en las técnicas manuales, incluyendo los ajustes articulares.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana