Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Wikipedia cerrará 24 horas en EE UU para protestar contra la ley 'antipiratería'

La enciclopedia colectiva y Twitter plantean estrategias distintas contra la ley SOPA

Jimmy Wales, fundador de Wikipedia.

Primero fue el portal Reddit. Este fin de semana anunciaba que a partir de la medianoche de este martes, su página se "apagará". Esta web de links, recomendaciones y comentarios sólo publicará documentación relacionada con la ley SOPA (Stop Online Piracy Act, en inglés), todavía a debate en el Congreso de Estados Unidos y responsable de un importante movimiento en la red en los últimos meses.

Después llegó Wikipedia. Su fundador Jimmy Wales anunciaba a través de Twitter que la Fundación Wikimedia se reunía ayer para tomar una decisión. ¿Apagaría la enciclopedia online durante todo el miércoles día 18? Es el sexto portal más visitado de la red y cuenta con 25 millones de usuarios al día. Su cierre en protesta a una ley todavía pendiente en un comité del Congreso tiene el potencial de hacer que una queja en Estados Unidos dé la vuelta al mundo. En la cabecera de su página ya han colocado el enlace a un comunicado que anuncia el cierre.

“¡Aviso para estudiantes! Terminad vuestros deberes pronto. ¡Wikipedia cerrará contra una ley maligna el miércoles!” La decisión estaba tomada. El día 18 de enero, mientras los legisladores escuchan a expertos de internet como Alexis Ohanian, cofundador de Redd t, Wikipedia celebrará su particular luto por la red. Wales declaró al diario The New York Times que solo aquellos usuarios que accedan desde EE UU verán el 'apagón' y que estima que puede afectar a 100 millones de internautas. De momento, no han decidido si también cerrarán todas las páginas del portal en inglés.

"Será la primera vez que la Wikipedia en Inglés lidera una protesta de esta envergadura y se trata de una decisión que no hemos tomado a la ligera", dice el comunicado en la página de la fundación, en el que explican que unas 1.800 personas ha debatido en los últimos días cuál era la mejor estrategia que podían seguir en contra de SOPA. El miércoles, la portada de Wikipedia dirigirá a los usuarios a artículos sobre la legislación y explicará cómo hacer llegar su opinión a los legisladores encargados de aprobar o rechazar la normativa, una práctica adoptada por diversas páginas web en las últimas semanas.

“¡Aviso para estudiantes! Terminad vuestros deberes pronto. ¡Wikipedia cerrará contra una ley maligna el miércoles!”

2011 llegó a su fin con la mayoría de las empresas y creadores de internet unidos en rechazo a esta legislación, pero la unidad de estas compañías no se ha mantenido a la hora de decidir ‘apagar las páginas’. Hay quien ve el cierre de Facebook o Twitter, aunque sea por unas horas, como la respuesta equivalente a la amenaza que supone esta ley para la libertad de expresión. Dick Costolo, presidente de Twitter, reaccionaba sin embargo en otra dirección: “Eso sería una tontería. Cerrar un negocio global en rechazo a una ley específica de un país es absurdo”, escribió en Twitter el lunes por la tarde.

Poco después aclararía que no tenía nada que recriminar a Wikipedia, que se refería a aquellos que le pedían el cierre completo de Twitter y que este artículo de The Guardian, donde saltó la polémica, había malinterpretado su mensaje. Jimmy Wales llegaría a dar la razón a Costolo, afirmando en un intercambio entre ambos que Twitter no debería participar en el cierre.

A finales de 2011, los creadores de Google, Yahoo!, LinkedIn y otras compañías de internet firmaron una carta abierta en la que lamentaban que los proyectos SOPA y PIPA -proyecto de ley de Protección de la Propiedad Intelectual que estudia el Senado- exijan a sus páginas web vigilar los links que recomiendan sus usuarios por si estuvieran infringiendo la ley y “pusieran en peligro la seguridad en la red al cambiar su estructura básica”. Otros 83 ingenieros y creadores de internet escribieron una carta al Congreso en un claro rechazo a la ley SOPA: “La censura de la estructura de internet causará inevitablemente errores en la red y problemas de seguridad. Esto es cierto en China, Irán y otros países que censuran Internet”, afirmaron.

Ambas normativas han sido acusadas de fracturar internet, censurar la red, dificultar la innovación en industrias que tradicionalmente se han beneficiado de la libertad online y, finalmente, porque suponen una intervención demasiado amplia por parte del gobierno en los derechos de los ciudadanos.

El apagón simbólico en páginas como Wikipedia este miércoles llega en un momento en que la ley SOPA está atascada en un comité del congreso estadounidense. El grupo de legisladores que debe definir el texto final antes de someterlo a votación todavía no se ha puesto de acuerdo. Más de uno reconoció durante las sesiones de debate que no son “expertos” en la materia. Y los mismos apartados que les separan son los que han levantado la polémica en la comunidad de internet.

El objetivo de estas normativas es el cierre de páginas de internet que permitan las descarga de contenido protegido por derechos de autor, violando la propiedad intelectual, aunque sus dueños hayan alojado el dominio en EE UU pero residan en el extranjero. Ampliaría por tanto las competencias de los tribunales norteamericanos, que podrían llevar a la justicia a dueños de páginas extranjeras que se estén beneficiando económicamente de contenido protegido en EE UU. En otro de los apartados considerados para el texto, los proveedores de internet tendrían inmunidad en el caso de bloquear el acceso a la red a usuarios inocentes.

La Casa Blanca, por su parte, emitió un comunicado el pasado viernes anunciando que no apoyaría ninguna legislación que “reduzca la libertad de expresión, aumente los riesgos contra seguridad online o perjudique el dinamismo e innovación en Internet”.

El Senado, donde sigue pendiente la Ley PIPA, podría someterla a voto tan pronto como esta semana y de seguir adelante, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes podría retomar al mismo tiempo las conversaciones sobre SOPA, aunque con algunos cambios. Horas antes de que el comité anunciara que retiraba la ley para evaluar algunos apartados, su presidente, el republicano Lamar Smith, planteaba eliminar uno de sus apartados más polémicos y que obligaba a los proveedores a ejercer de policías en la red.

 

Más información